Enviar
Israelíes y palestinos retomarán diálogo con la mirada en la creación de un Estado palestino
Olmert y Abás reanudarán negociación

El compromiso indica que las conversaciones que comenzarán de inmediato se llevarán a cabo “de buena fe”

Annapolis, Estados Unidos
EFE

Israelíes y palestinos se comprometieron ayer en la Conferencia de Paz de Annapolis a reanudar, tras siete años de desencuentros, las negociaciones que conduzcan al establecimiento pacífico de un Estado palestino, que conviva con el israelí.
Estados Unidos ha intensificado en las últimas semanas toda su artillería diplomática para ayudar a que tanto el primer ministro israelí, Ehud Olmert, como el presidente palestino, Mahmud Abás, anunciarán un acuerdo ayer.
Los dos mandatarios se comprometieron a reanudar las conversaciones el 12 diciembre, y a celebrar reuniones quincenales.
Aunque el comunicado se esperaba para el final de la Conferencia, sorprendentemente fue George W. Bush, presidente de Estados Unidos, el que anunció el acuerdo al inaugurar la reunión, que se celebra en la Academia Naval de Annapolis (capital del estado de Maryland).
Al entrelazar sus manos con la de los dos líderes, Bush sellaba la reactivación del proceso, que se quedó estancado en el año 2000, cuando el entonces presidente estadounidense, Bill Clinton, intentó dar un nuevo impulso al mismo en la residencia de descanso de los mandatarios de Estados Unidos de Camp David.
Israelíes y palestinos decidieron ayer retomar “inmediatamente” las conversaciones de paz con la mirada puesta en la creación de un Estado palestino independiente, como establece la Hoja de Ruta.
El comunicado contiene compromisos como el que se refiere a “poner fin al derramamiento de sangre” y propagar la “cultura de la paz y la no violencia”.
Igualmente, se pronuncia a favor de la necesidad de “confrontar el terrorismo y la incitación al terrorismo, ya sea cometida por los palestinos o los israelíes”.
El compromiso alcanzado ayer indica que las conversaciones que comenzarán de inmediato se llevarán a cabo “de buena fe” y con la vista puesta en “concluir un tratado de paz que resuelva todos los asuntos pendientes”.
En su discurso inaugural, el presidente Bush se comprometió a dedicar su esfuerzo, en lo que le queda de mandato, para lograr la “ambiciosa meta” de iniciar el camino hacia la paz.
“Les doy mi compromiso personal para apoyar su trabajo con los medios y la decisión del Gobierno estadounidense”, indicó tajante el mandatario, quien se mostró convencido de que llegará un día “cuando la libertad dé paso a la paz” que desean y “la tierra que es sagrada para muchos verá la luz de la paz”.
A su vez, indicó que para lograr la libertad y la paz tanto israelíes como palestinos “tendrán que tomar decisiones estrictas” y que tanto Olmert como Mahmoud “están dispuestos a afrontar temas difíciles”.
Por su parte, Mahmud Abás, presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), se mostró hoy satisfecho por las posibilidades de paz que se han abierto en Annapolis, aunque insistió en que solo será posible si se produce un cese total de la ocupación israelí.
Ehud Olmert, primer ministro israelí, compartió este optimismo, al asegurar que “ha llegado el momento” de alcanzar la paz y que Israel “la quiere”.
“Vine aquí, pese a las preocupaciones, las dudas y los titubeos, para decirle a usted, presidente palestino, Mahmud Abás, y a través suyo a su gente y todo el mundo árabe, que ha llegado el momento”, dijo Olmert.
“Queremos la paz, exigimos acabar con el terror, la incitación y el odio. Estamos dispuestos a realizar un compromiso doloroso para llegar a todas estas aspiraciones”, afirmó el primer ministro israelí, quien reconoció ser consciente de “todos los obstáculos que aún quedan en el camino”.


Ver comentarios