Enviar
Cadenas hoteleras internacionales fijan su mirada en Costa Rica e invierten en proyectos
Ola de adquisiciones agita industria hotelera

• Entrada de nuevas inversiones generaría alza en tarifas y nuevos segmentos de mercado que captar
• Programas de privilegios para consumidores, mercadeo y sistemas de reservación globales ofrecen las multinacionales

Karen Retana
[email protected]

Los grandes hoteles que una vez fueron operados por empresarios costarricenses hoy abren sus puertas bajo el liderazgo de inversionistas de cadenas internacionales.
Estas firmas acostumbradas a invertir en los destinos turísticos más exclusivos del orbe vienen dispuestas a aprovechar el imán que atrae a millones de visitantes año con año.
Cadenas como el Hyatt, Hilton, Starwood y Regent competirán con la abundante oferta de pequeños hoteles operados en su mayoría por nacionales.
Esta tendencia forma parte de un movimiento mundial que se inició en Estados Unidos en los años 90, continuó en Europa y hoy los dueños de los fondos de inversión inmobiliaria han puesto sus ojos en destinos de América Latina.
“Los REIT (fondos de inversión inmobiliaria) buscan posibilidades de crecimiento del negocio en países estables, ellos se encargan de dar rentabilidad a su inversión a través de una administración más profesional y una marca respetada”, explicó Agustín Monge, presidente del Grupo Marta, dueño de los hoteles Best Western Irazú, Best Western Jacó Beach y Best Western San José, Garden Court y Hampton Inn.
Esta situación se refleja en Costa Rica con la reciente incorporación de la marca Doubletree de Hilton. Los hoteles Fiesta que se encontraban en manos del grupo costarricense Enjoy Group, hoy son en un 80% propiedad de Caribbean Property Group.
Igualmente el Cariari abrió sus puertas bajo la marca Hilton, lo que le asegurará mayor conocimiento y aplicación de estándares de la cadena, explicó Ludwing Díaz, gerente general del Doubletree Cariari.
Asimismo, en las próximas semanas el Corobicí operará con el nombre de Crowne Plaza, marca propiedad de InterContinental Hotels Group.
A ello se suma la construcción de nuevos hoteles como el Hyatt, cuyos primeros movimientos de tierra se harán en los próximos días para poder arrancar con su construcción.
La ola de inversiones en complejos turísticos aporta una mayor profesionalización de la actividad, ya que los grupos internacionales ofrecen sistemas de reservación mundiales, programas de privilegios para huéspedes y procesos de revaloración mediante estudios de mercadeo, según opiniones de expertos consultados.
La cadena Occidental Hotels and Resorts valora también la posibilidad de nuevas inversiones en el país con otro complejo turístico. Sin embargo, aún no se ha concretado.
Por su parte, la cadena Sonesta, que recientemente incursionó en Costa Rica, se encargará de la administración, operación y mercadeo del complejo que estaba en manos de Riverside Developers, empresa de origen costarricense y que hoy goza de una participación accionaria.
“Considero que aún queda mucho camino por recorrer, faltan muchas cadenas por invertir y creo que a futuro estas dominarán y desplazarán a los hoteles independientes”, señalo Joshua ten Brink, gerente general de Riverside Developers.
La opinión de Ten Brink contrasta con la del Instituto Costarricense de Turismo (ICT), en donde consideran que los hoteles de menor escala en manos de nacionales no serán desplazados por este fenómeno. Actualmente la oferta hotelera nacional está en un 80% compuesta por pequeños hoteles.
“La entrada de cadenas foráneas es consustancial a la globalización y apertura de mercados. La integración no significa el declive de las iniciativas costarricense, sino que aliarse a una compañía internacional es más competitivo”, señaló Carlos Ricardo Benavides, titular de Turismo.

Para el jerarca existe buena parte del mercado que prefiere hoteles pequeños o que no tienen arraigo en cadenas internacionales.
Los cambios en la industria hotelera nacional implicarían la especialización y nuevos segmentos de mercado que perseguir. Esto debido a que las cadenas multinacionales, traen consigo millonarias inversiones que eventualmente se trasladarían a los consumidores mediante las tarifas. De ahí que estos hoteles buscarán la llegada de clientes con un mayor poder adquisitivo.
No obstante, los mismos hoteleros consideran que esto no afectaría las reservas; al contrario, confían en que con la entrada de cadenas como el Hilton la ocupación crezca en un 10%.

“Es necesaria el alza de tarifas para que se dinamice la construcción de nuevos hoteles ya que con las actuales no es factible”, aseguró Monge.
Por ejemplo, hace cuatro años la construcción de una habitación cuatro estrellas costaba $60 mil, ahora su inversión ronda los $90 mil.
“Quien obtiene una marca internacional para ser operada en Costa Rica debe asumir la inversión en mejorar la infraestructura para ajustarse a los estándares de la cadena”, sostuvo Monge de Grupo Marta.
Así, el Garden Court ubicado en las cercanías del aeropuerto Juan Santamaría será operado bajo la marca Holiday Inn Express.
Monge explicó que la alianza responde a una estrategia a futuro debido a que el nuevo entorno del mercado caracterizado por la llegada de cadenas prestigiosas limita las posibilidades de competir operando de forma independiente.
En el Garden Court se efectúa la remodelación completa de las habitaciones y del área de alimentos y bebidas, lo cual representa unos ¢700 millones.
El grupo también invertirá ¢1.800 millones en la ampliación del hotel Hampton Inn, debido a que considera que se incrementará la demanda en la zona del aeropuerto.



Ver comentarios