Ola de impuestos a refrescos golpea a Coca-Cola y PepsiCo
Las ciudades estadounidenses que apoyan los impuestos a estos refrescos son: San Francisco, Oakland, Albany, Boulder y Cook.
Enviar

Tanto la Coca-Cola Co. y la PepsiCo enfrentan una ola de nuevos impuestos a sus refrescos.
Esto luego de que cuatro ciudades estadounidenses votaron aprobar esas medidas como parte de una guerra contra las bebidas azucaradas.
Proyectos de adosar un impuesto de un centavo de dólar por onza a las bebidas endulzadas con azúcar se encaminan hacia su aprobación en las ciudades californianas de San Francisco, Oakland y Albany.
Mientras que en Boulder, Colorado, es el impuesto de dos centavos por onza el que marcha a la cabeza.
Por su parte, en el condado Cook, que incluye a Chicago, también cuenta con un impuesto parecido de un centavo por onza para el presupuesto que se propuso para 2017.
Los impuestos son un dolor de cabeza más para los fabricantes de refrescos, que ya lidian con un cambio de gustos que aleja a los consumidores de sus productos básicos.
El consumo per cápita de refrescos en Estados Unidos alcanzó el nivel más bajo en 30 años durante 2015, según datos compilados por Beverage Digest, una publicación del sector.
Pero el mes pasado Coca-Cola y PepsiCo anunciaron planes para enfrentar sus problemas con el azúcar, que contemplan una transición hacia bebidas de menor tamaño.
Desde 2009, hubo más de 40 intentos de promulgar un impuesto a los refrescos en ciudades de todo Estados Unidos.
Se gastaron más de $40 millones en la batalla por las bebidas azucaradas en el área de la Bahía de San Francisco, de los cuales la mitad provino de la American Beverage Association, una cámara del sector que representa a los grandes fabricantes de bebidas.



Ver comentarios