Enviar
¡Ojo con Saprissa!
Los morados no solo juegan bien, ahora golean

El golpe de autoridad que dio Saprissa el miércoles ante Pérez Zeledón, lo ratificó ayer ante Uruguay de Coronado, al que aplastó en el Estadio Nacional con clara goleada de 4 a 0.
Aferrados a una estrategia de buen trato de la pelota en la media cancha y con mucha velocidad en la última línea, los dirigidos por Daniel Casas dan señales positivas en el naciente torneo nacional.
Uruguay existió por solo 29 minutos y lo hizo bien, demostrando que habían estudiado a los morados, aplicando marca ordenada en la medular y contraatacando, sobre todo con Erick Scott.
Eso hacía, en medio de un torrencial aguacero que caía sobre la grama del Estadio Nacional, que se viera un partido ameno, sin claro dominador, aunque la pelota era morada.
José Carlos Cancela luce como en su mejor momento, está sobrado a la hora de manejar la media cancha, aunado a que los jóvenes que tiene al lado, Tejeda y Bustos Golobio, se muestran al mismo nivel, sin dejar atrás a Manfred Russell, quien luce dispuesto, ahora así, a hacerse un campo en el Saprissa.
Y entre tanta llegada se dio la apertura, precisamente obra de Manfred, quien en medio de un entrevero en el área lechera, donde nadie atinó a despejar, desvió lo suficiente una pelota, para que acabase en el fondo de la red.
Eso fue al minuto 29 y se vinieron los peores instantes para lo locales, ya que en siete minutos sumaron dos anotaciones más para que el partido quedara liquidado.
En una acción planificada desde el tiro de esquina, Cancela se unió con César Elizondo y este centró al primer poste a la llegada medida de Douglas Sequeira, quien de cabeza superó por segunda vez a Ricardo González.
Y dos minutos más tarde, al 35 se vino la joya de la tarde. Tiro libre que ejecuta Cancela, todo esperan el centro, pero este más bien la coloca atrasada a Bustos Golobio, quien sin dejarla caer la prende pierna derecha desde fuera del área y señala el tercer gol.
Allí acabó la primera parte y prácticamente el partido, porque Saprissa dosificó sus fuerzas y Uruguay se reordenó para evitar que la aplastante victoria fuese mayor.
En la complementaria, Saprissa, con su toque y toque que parece volver loco al rival, generó muchas opciones de gol, que fueron salvadas por los postes o por el mismo Ricardo González, más algunas por la mala puntería.
Faltaba la cuarta conquista, obra de Daniel Colindres, quien se fue por la izquierda, se hizo solo la jugada y soltó un remate, que tras ser desviado por Keyner Brown, terminó en la red.
Dos partidos, dos victorias, siete goles a favor, ojo con este Saprissa.

Cristian Williams
[email protected]


Ver comentarios