Logo La República

Sábado, 24 de agosto de 2019



MAGAZINE


Ojo con los celos

Redacción La República [email protected] | Lunes 27 septiembre, 2010



Ojo con los celos
El confundir el amor con otro tipo de sentimiento, como la dependencia, puede llevar a que una persona no tolere que el ser amado sostenga una relación con otra persona

Una relación de amor se puede volver una pesadilla y los dos grandes culpables son el control y los celos.
A pesar de que se conocen las señales, muchas de las personas que son víctimas —entre ellas hombres también— no logran identificarlas a tiempo hasta que se ven en una situación de agresión, según estudios realizados por parte del Instituto Nacional de la Mujer (INAMU).
Y es que confundir el amor con otro tipo de sentimiento, como la dependencia, puede llevar a que una persona no tolere que el ser amado sostenga una relación con otra persona.
“Hay una línea muy frágil entre lo que es amor y dependencia. Esto crea que una persona se vuelva fantasiosa, dando pie a que su vida tenga sentido solo si la otra persona es su pareja. Cuando no se da le genera depresión que podría llenarla de ira e incluso volverse violenta”, explicó Yolanda Delgado, directora general del INAMU.
El hecho de disputar el amor de una persona son señales de dependencia y baja autoestima muy fuertes, fundamentalmente porque se vuelven controladoras, el control es la primer señal de que algo no anda bien, indicó.
Otros aspectos que contribuyen a que este tipo de actos se perpetren es que dentro del ámbito sociocultural el apego o la lucha por un sentimiento es tomado como “amor” por lo que muchas personas se confunden y “cruzan la línea”.
Y es que nuevamente las redes sociales parece que no ayudan del todo, ya que es un espacio para que la persona que tiene esa “fijación” hacia otra se entere de qué hace, con quién se relaciona y llega a emitir mensajes contra su rival, como pasó con el caso del “triangulo amoroso”.
“Hoy la forma en que se relacionan las personas es muy compleja. Imagínese si a la persona que “ama” la ve en una foto muy romántica con otra, lo que gracias a las redes sociales aumenta su frustración e ira. Esto evita que no se pueda desarrollar normalmente, enfrentar el duelo”, explicó.
La funcionaria aconseja que es necesario conocer sus propios límites dentro de la pareja y buscar ayuda en caso de autoidentificar sentimientos que los lleven a un amor enfermizo, aun así, sostiene que la relación va a depender de la madurez en aspectos como amor y respeto mutuo.
Uno de los casos que golpearon a la comunidad de Pinellas Park High School, en Florida, Estados Unidos, fue cuando Rachel Wade de 20 años, que estaba enamorada de Josh, tuvo problemas por celos con Sarah Ludemann, quien también pretendía al Romeo moderno.
Como si fuera una de las historias de William Shakespeare, este “triángulo amoroso” terminó en tragedia, Rachel, llena de ira, apuñaló y asesinó a Sarah, por lo que el tribunal de Florida la sentenció a 27 años de cárcel.
“A pesar de que no conozco el caso, puedo decir que la baja autoestima, el sentir que la otra era más bonita y que su amor se vio frustrado la llevó a matar en ‘defensa’ de ese amor. Lo que menos pensó es que necesitaba ayuda”, concluyó Delgado.

Cristian Leandro
[email protected]