Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



GLOBAL


"Ojalá no vuelva el embajador de Estados Unidos en Honduras"

| Lunes 17 agosto, 2009



En medio de protestas en las principales ciudades hondureñas, Roberto Micheletti, presidente de facto expresó su oposición a que regrese al país Hugo Llorens
“Ojalá no vuelva el embajador de Estados Unidos en Honduras”
Gobernante ha acusado a Llorens de intromisión por haberse reunido recientemente en Managua con Zelaya

Tegucigalpa
(EFE).-

Los seguidores del derrocado presidente de Honduras, Manuel Zelaya, volvieron a exigir hoy su regreso al poder, mientras que el gobernante Roberto Micheletti expresó que no desea que vuelva el embajador de Estados Unidos Hugo Llorens, quien salió del país al parecer por asuntos personales.
Las protestas a favor de Zelaya se celebraron de nuevo en Tegucigalpa y San Pedro Sula, las dos ciudades más importantes del país, informaron a Efe dirigentes del movimiento de resistencia popular que exige la restitución del mandatario depuesto.
Luego de los disturbios violentos registrados el martes y miércoles en Tegucigalpa, cuando las manifestaciones a favor de Zelaya se enfrentaron con la Policía, las marchas del movimiento popular son seguidas de cerca por las fuerzas del orden.
Según la Policía, el seguimiento de las movilizaciones es una "medida preventiva ante eventuales disturbios".
Para los manifestantes, la presencia de policías y militares es una "actitud amenazante", dijo Sergio Rivera, dirigente de un sector de los maestros que participa en las protestas.
"Más pareciera que lo que buscan es hacernos una encerrona, pero el pueblo está venciendo el miedo y está saliendo a las calles para sumarse a esta resistencia prolongada", indicó Rivera.
Mientras los simpatizantes de Zelaya protestaban en Tegucigalpa, Micheletti expresaba en San Pedro Sula (norte) que "ojalá y no vuelva" el embajador de Estados Unidos en Honduras.
"Parece que él se fue de vacaciones, tengo entendido; pero replegaron el asta y su bandera, así que ojalá y no vuelva", expresó Micheletti en un acto con reservistas de las Fuerzas Armadas.
Ante versiones extraoficiales de medios locales de prensa, sobre que Llorens habría sido separado como embajador, la legación diplomática estadounidense en Tegucigalpa informó ayer en un escueto comunicado que "está en un viaje personal. Él no ha sido retirado".
Micheletti ha acusado a Llorens de "intromisión" por haberse reunido recientemente en Managua con Zelaya, quien fue derrocado el 28 de junio pasado y sustituido por el ahora gobernante hondureño, por designación del Parlamento.
En Tegucigalpa, Rivera expresó que siguen "en resistencia, pese al cansancio", y que las "duras jornadas" que han celebrado desde hace 47 días "también afectan a los policías".
La diferencia de ese cansancio, según Rivera, es que a ellos les alimenta "la dignidad y el deseo de sacar a la dictadura", mientras que los policías y militares "solamente cumplen órdenes de los golpistas encabezados por Micheletti".
Micheletti también ironizó sobre la actitud cambiante, según él, que Zelaya y colaboradores suyos mantienen en relación con el eventual regreso del depuesto gobernante y el diálogo que auspicia el presidente Óscar Arias, para buscar una salida a la crisis política hondureña.
Zelaya dijo en Chile que no tiene previsto regresar en el corto plazo a su país, por presuntas amenazas de muerte.
Micheletti comentó al respecto que Zelaya y su grupo primero "dijeron que estaban con lo de Costa Rica, con lo de San José; (después) que no estaban, que estaban, y hoy dicen que están otra vez, entonces nadie les entiende".
Zelaya aceptó a mediados de julio una propuesta del presidente Arias que incluía su restitución, pero Micheletti la rechazó.
Después, Zelaya rechazó una propuesta ampliada de Arias y dio por fracasado el diálogo, pero en un reciente viaje a México anunció que sí la aceptaba.
Los seguidores de Zelaya también coordinarán nuevas acciones en todo el país para seguir exigiendo su restitución, según informaron dirigentes del movimiento de resistencia popular.