Ofrecen financiamiento para carreras técnicas
“El Estado debería unificar la gestión del financiamiento para los estudiantes”, dijo William Salom, presidente de la Universidad Politécnica. Gerson Vargas/La República
Enviar

201512012023090.recuadro-8.gif
Favorecer el acceso a la enseñanza técnica es el objetivo de un novedoso proyecto impulsado por la Universidad Politécnica, para lo cual pondrá a disposición de 1.000 estudiantes de primer ingreso, un fondo de financiamiento con condiciones especiales.
Los alumnos pueden escoger entre dos diplomados de dos años y cuatro técnicos de un año, para lo cual solo deberán comprometerse a estudiar durante el día a tiempo completo, con un rendimiento académico del 80%.

El financiamiento se otorga con una tasa del 6% de interés, la misma ofrecida por Conape, con la diferencia de que solo requiere un fiador.
Los jóvenes contarán con un plazo de hasta tres meses para comenzar a amortizar el crédito, luego de comenzar a trabajar, pagando entre un 15% o un 20% deducido de sus ingresos, explicó William J. Salom, presidente de este centro educativo.

¿Cómo surgió la idea de crear este fondo para ayudar a los estudiantes más desfavorecidos?
Este modelo lo saqué yo desde que leí el libro “Hacia un mundo sin pobreza”, del Banco Grameen, cuya teoría es financiar a la gente que tiene menos recursos porque nadie se ocupa de ellos. Se probó que quien es más pobre es mejor pagador que quien cuenta con recursos y es porque no tiene otra opción. Si le dan la oportunidad no quiere perderla y paga.
Todavía más en educación, una persona que uno le facilite la forma de salir adelante y le consigue trabajo. Esto es un éxito, lo garantizamos económicamente. Esto tiene una función social combinada con negocio.

¿Es rentable otorgar préstamos con estas condiciones?
Ya lo hicimos hace unos años sin saber para dónde íbamos, tanto aquí como en la época en que no había maestrías en Panamá, yo traía estudiantes y el resultado fue excelente. Yo era quien garantizaba y si ellos no pagaban yo le pagaba al banco, y no tuve ni un 5% de personas que no cancelaran su préstamo.

Pero muchos jóvenes no quieren seguir una carrera técnica porque creen que son mal pagadas. ¿Usted que piensa?
Yo le digo que estos muchachos están ganando más que un bachiller universitario en el mercado. Muchos jóvenes se meten en call center, a responder teléfonos, pero eso no es. Hay una necesidad de 20 mil técnicos en diferentes ramas y tenemos más de seis años de estar en ese vacilón, y siempre siguen faltando los mismos 20 mil.
Yo espero que este proyecto impulse también a muchachos de colegios privados a querer llevar una carrera técnica.

¿Aplica para todas las carreras?
Sí, excepto artes culinarias, porque queremos responder a la necesidad del país que en este momento lo que requiere son técnicos en tecnologías de la información.

¿Apoyan ustedes a los estudiantes para que puedan insertarse en el entorno laboral?
Claro. Nosotros les conseguimos prácticas a los estudiantes y en la mayoría de los casos las empresas les piden que se queden. En estos dos años ellos aprenden a resolver problemas y cuando un empleador ve un potencial así, los quieren enganchar.

¿Qué recomendaría para solucionar los problemas en el sistema educativo?
El país debería tener una sola institución de crédito educativo, donde no se les exija fiadores a los menos favorecidos, a los que no han salido del círculo de pobreza.
Estamos improvisando y gastando mucho. Yo recomendaría al Gobierno que pida los estudios que todas las instituciones públicas han pagado en los últimos 12 años y que alguien los resuma y los implemente, y que lean también las recomendaciones del Estado de la Nación.


Ver comentarios