Enviar
Derrota socialista en elecciones legislativas

Oficialismo se impone en Grecia

El primer ministro Costas Caramanlis triunfó sobre el socialismo y las críticas por los incendios en ese país.

Atenas
EFE

El primer ministro conservador griego, Costas Caramanlis, se habría impuesto ayer en las elecciones legislativas al socialista Giorgos Papandreu, según todos los sondeos a pie de urna y los primeros resultados parciales de las votaciones.
Con el 50% de los sufragios escrutados, la gobernante Nueva Democracia (ND) de Caramanlis reforzaba su mayoría absoluta en el Parlamento, al conseguir un 43,5% de los votos, porcentaje que está por debajo del 45,3% que obtuvo en los comicios de 2004, y conquistar 157 escaños, perdiendo ocho de los que conquistó en la ocasión anterior.
Los sondeos a pie de urna difundidos inmediatamente después del cierre de los colegios vaticinaron que el ND tendría una mayoría absoluta muy ajustada, con el 42,2% de los sufragios y 151 escaños del total de 300 que tiene el Parlamento griego, pero apuntaban a que la formación podría gobernar de nuevo en solitario.
"El más derrotado de las elecciones de hoy (ayer) parece ser el PASOK", señaló a Efe el analista político Thanasis Diamatopoulos
El opositor Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK) de Papandreu retrocedía en los resultados parciales casi un 2%, hasta el 38,47%, desde el 40,5 que consiguió en los anteriores comicios.
Lo que parece claro, a la espera de los resultados definitivos, es que Caramanlis ha podido parar el golpe de la devastadora ola de incendios registrada a finales de agosto en la península del Peloponeso y la isla de Eubas.
Las llamas, que se prolongaron durante diez días consecutivos, causaron la muerte de 64 personas, calcinaron unas 200.000 hectáreas de bosques y dejaron miles de damnificados.
El voto de protesta fue acaparado por los pequeños partidos de izquierda y la extrema derecha de la Alerta Ortodoxa Popular (LAOS) de Giorgos Karachaferis, que eventualmente entrará por primera vez en el Parlamento griego.
El ascenso de la LAOS hasta superar el mínimo del 3% de los votos requerido para entrar en la Cámara había sido vaticinado por todos los observadores, debido a su continua remontada desde las elecciones al Parlamento Europeo en 2004, cuando consiguió estar representada en Estrasburgo.
La extrema derecha atrajo votos de la antigua ala extrema de Nueva Democracia, prometiendo trabajar para limitar la entrada de inmigrantes, rechazar el ingreso de Turquía en la Unión Europea (UE), imponer una enseñanza más nacional y lograr un vínculo más estrecho entre el Estado y la Iglesia ortodoxa.
Según los observadores, la Coalición de Izquierda Radical (SIRIZA) habría sido el partido con el mayor aumento de apoyo popular, pues casi doblaría sus escaños, y también habría salido fortalecido el Partido Comunista de Grecia (KKE).
La ineficacia de las autoridades para combatir los incendios desató una ola de protestas, pero las votaciones de hoy parecen indicar que Caramanlis ha podido recuperar su popularidad con el generoso reparto posterior de ayudas entre los damnificados.
La población parece haber rechazado, sobre todo, el agresivo intento del PASOK por explotar al máximo la tragedia sin convencer sobre su capacidad de hacerlo mejor, pues los socialistas gobernaron durante once años antes de perder los comicios de 2004.
Hay voces que consideran que el PASOK tendrá que hacer una refundación, moverse más hacia el centro-izquierda y pensar en la perspectiva de colaborar con los izquierdistas del SIRIZA.
Hoy unos 9,8 millones de ciudadanos estaban convocados a elegir a los integrantes del nuevo Parlamento entre 3.941 candidatos de 21 partidos en 56 regiones electorales, para lo que 20.000 colegios estuvieron abiertos durante doce horas.
El voto es obligatorio para todos los griegos de entre 18 y 70 años y voluntario para los mayores de esa edad.
La ley electoral vigente desde 2004 favorece especialmente al partido victorioso, pues reparte 260 escaños del total de 300 entre todas las fuerzas que logran entrar en el nuevo Parlamento y los 40 restantes se suman a los de la formación más votada.


Victoria sobre los incendios

El primer ministro conservador griego, Costas Caramanlis, de 51 años, es considerado "un personaje un poco atípico en el paisaje político griego".
"Es un moderado de verdad, un centrista que evita la confrontación, no hiere susceptibilidades, no pasa nunca a la fuerza", destacó un analista diplomático.
Los incendios que ocurrieron en el pasado verano se prolongaron durante 10 días consecutivos, causando la muerte de 64 personas. Las llamas además calcinaron unas 200.000 hectáreas de bosques y dejaron miles de damnificados.
Los siniestros amenazaron con con echar a perder la popularidad del primer ministro, incitándolo a multiplicar las apariciones en público y los gestos con las víctimas.
Aun a riesgo de verse acusado de ligereza en la gestión de los asuntos del país, se mostró con frecuencia poco dado a las tomas de posición públicas, retraído en los grandes temas nacionales, evitó entrar de frente en los conflictos que agitan periódicamente el mundo político griego, prefirió poner a los hombres de su gobierno en primera línea.
Ver comentarios