Octubre se tiñó de rojo
El taponero japonés Koji Uehara fue la pieza clave del cuerpo de lanzadores de Boston para liquidar la poderosa batería de Detroit. Jared Wickerham-AFP/La República
Enviar

Octubre se tiñó de rojo

Pájaros Rojos y Medias Rojas a la Serie Mundial

El jardinero Shane Victorino bateó un jonrón con las bases llenas contra el relevista dominicano José Veras en la sétima entrada, para que los Medias Rojas de Boston derrotaran a los Tigres de Detroit en seis partidos, y conquistar el campeonato de la Liga Americana y avanzar a la Serie Mundial contra los Cardenales de San Luis.

201310202257060.a10.jpg
El espectacular lanzador novato de los Cardenales, Michael Wacha, fue elegido el más valioso de la serie de campeonato. Gettiimágenes-AFP/La República
Un día antes, el pelotero puertorriqueño Carlos Beltrán y los Cardenales sorprendieron a Clayton Kershaw con un ataque de cuatro carreras en la tercera entrada, el novato Michael Wacha estuvo de nuevo sensacional en el montículo y San Luis avanzó a su segunda Serie Mundial en las últimas tres temporadas al vencer por blanqueada de 9-0 a los Dodgers de Los Ángeles, también en seis partidos.
Cardenales y Medias Rojas a la Serie Mundial.
El “Clásico de Otoño” será de color rojo.
El primer juego se jugará en Boston el próximo miércoles y el piloto de los Pájaros Rojos, Mike Matheny, dijo que aún está por definir su rotación de abridores.
El sustituto de Tony Larussa rechazó confirmar a sus dos primeros lanzadores, incluso al que fue seleccionado como el “Más Valioso de la Serie de Campeonato”, Michael Wacha.
Los Cardenales tuvieron marca de 54-27 en casa, la segunda mejor como locales en las Grandes Ligas esta temporada y en las primeras dos rondas de los actuales “playoffs”, suman récord de 5-1, aunque como visita pierden 2-3.
“Será urgente ganar fuera de casa, los números demuestran que en casa somos fuertes; hay que pescar en Boston”, manifestó el antesalista David Freese, quizá motivado porque la Liga Nacional ha ganado las últimas tres series mundiales, incluía la de 2011, ganada por ellos.
Para el receptor puertorriqueño de los Cardenales, Yadier Molina, esta serie ante Boston no tiene para nada signos de revancha con la que perdieron en 2004.
“En ambos lados todo es diferente por completo”, dijo el receptor. “Los jugadores, el manager, la situación...Todo” agregó Molina.
Del incidente que tuvo en ese Clásico con Manny Ramírez y que derivó en un intercambio fuerte de palabras, Molina agregó que había borrado de su mente cualquier situación negativa de esa Serie Mundial. El valioso receptor cuenta en su haber con dos anillos de Serie Mundial.
Del lado de los Medias Rojas, su piloto John Farrel, que en apenas su primera campaña guió a Boston a la cumbre de la postemporada, se encuentra muy confiado en poder triunfar en el Clásico Rojo, que su equipo no gana precisamente desde 2004, en mucho por el brillante trabajo que realizó su “bulpen” en la serie frente a los Tigres.
La labor de los relevistas de Boston fue impresionante, con marca de 0.43, contraria al negativo 4.97 de los felinos.
El japonés Koji Uehara, seleccionado como el JMV (más valioso de la serie de campeonato), salvó tres partidos, incluyendo el último y ganó el otro. Pero Uehara fue apenas la punta del iceberg que hundió la nave de los Tigres.
El “bullpen” de Boston permitió una carrera y ponchó 16 bateadores en 21 entradas durante la serie. Los Tigres apenas batearon .222 incluyendo .190 contra Uehara, quien abanicó a nueve y no regaló boletos.
Si repasamos el poder ofensivo de Detroit, con bates del calibre de Miguel Cabrera, Prince Fielder, Víctor Martínez, Johnny Peralta, Torii Hunter, Alex Avila y otros cañoneros, batería que no tienen, al menos en nombre los Cardenales de San Luis, no hay duda de que el “manager”de los Pájaros, Matheny, deberá ver cómo resuelve el problema.
Los bien llamados “Leñadores” de Boston, nuevo calificativo que viene de la moda que impusieron sus toleteros de cabeza rapada y larga barba, como Johnny Gomes, Mike Nápoli, Dustin Pedroia, Shane Victorino y David Ross entre otros, parecieran favoritos ante los Cardenales, un equipo relativamente joven y sin grandes estrellas individuales, salvo Molina y el resucitado Carlos Beltrán.
El “Papi” Ortiz y Yadier Molina son los únicos sobrevivientes de los rosters de 2004. Mike Matheny, el actual piloto de San Luis, era el cátcher titular.
Los Cardenales aspiran a atrapar su 12do título, luego de dejar en el camino a los Dodgers en la serie de campeonato y a los Piratas en la primera ronda de los playoffs. San Luis un equipo curtido para disputar partidos con la soga en el cuello en la postemporada, con marca de 8-1 al borde del precipicio en los últimos tres años.
“Es un equipo fantástico”, comentó el mánager de Boston John Farrell sobre los Cardenales. “Tienen muchos lanzadores jóvenes que lanzan con potencia”.
Boston estuvo ausente de los playoffs desde 2009, y la franquicia quedó a la deriva tras un tumultuoso 2012.
Bajo la conducción de Farrell, los Medias Rojas se convirtieron en apenas el segundo equipo de su circuito desde que se estableció el formato de tres divisiones que pasa del último lugar al primero en un año.
La serie ofrece un contraste de personalidades. “Big Papi” Ortiz, Dustin Pedroia y la pandilla de barbudos que conforman a los Medias Rojas contra unos Cardenales repletos de novatos como Michael Wacha, Joe Kelly, Shelby Miller, Matt Adams, Carlos Martínez y Trevor Rosenthal.
Después de 16 años y tantas actuaciones sobresalientes en octubre, el jardinero puertorriqueño Carlos Beltrán finalmente disputará su primera Serie Mundial.
“Los estamos esperando”, dijo Ortiz la noche del sábado luego de que los Medias Rojas eliminaron a los Tigres de Detroit.

Gaetano Pandolfo
[email protected] y EFE



Ver comentarios