Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 18 Julio, 2018

OCDE, el IVA y la canasta básica

En días pasados apareció Álvaro Pereira en los medios nacionales; es un “experto” de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), institución a la que no está inscrita Costa Rica. Declaró que cobrar el 2% de un posible Impuesto al Valor Agregado (IVA) a la canasta básica era “muy poco”. Le parecía que cinco o hasta siete por ciento era “preferible” y aceptable.

Es bonita la vida de los “expertos internacionales” como Pereira. Vestidos Stefano Ricci de $6 mil, autos de lujo, los mejores hoteles cuando viajan; tienen de todo. Seguramente después de realizar pronunciamientos sobre los impuestos en algún país podría salir a cenar con jerarcas del gobierno u otros “expertos” (al PAC le encanta la OCDE porque aboga por impuestos fuertes) en un buen restaurante. Quizás comparten una botella o más de Puligny-Montrachet 2010 con los jerarcas, acompañando una buena ternera en salsa con vegetales salteados. Terminan con un postre con algún espumante como digestivo. Por supuesto, alguien del grupo de “expertos” tendrá la tarjeta que les exonera de pagar el impuesto de ventas. Costo de la cena descrita con todo y propina (los expertos internacionales solo dan el 10% de ley porque nunca andan efectivo) unos ¢70 mil por cabeza.

El costo de la canasta básica en Costa Rica actualmente está en aproximadamente ¢50 mil y el salario mínimo es aproximadamente ¢300 mil. Rebajando lo que cobra la Caja quedan ¢270 mil o ¢9 mil diarios para una familia del tamaño promedio (4,2 personas); ¢2.145 diarios por persona para comida, transporte, techo, ropa. El “experto” de la OCDE recetó el 7% del IVA a la canasta básica que sería ¢3.500. Es seguro que alguien que vive al nivel elevadísimo de él no comprendería lo que significa ese monto para una familia de poca capacidad adquisitiva.

Este mismo experto dio otras declaraciones; manifestó que era “extremadamente urgente” aprobar el paquete fiscal que está en la Asamblea. Casi parece que llegó de París (sede de OCDE) para ser vocero y publicista de los que quieren aprobar el paquete a más tardar en setiembre. Es nuevo, no el que vio la Asamblea Legislativa pasada, y hay componentes que no han estudiado los diputados. El país está en recesión económica con un alto índice de desempleo; hay que cuidarse de medidas que pudieran exacerbar el problema y provocar más desempleo. “¡Despacito” señores por favor!

Sobre la OCDE, se reporta que si fuera aceptado Costa Rica sería el que proporcionalmente gasta más en educación. Por otro lado, sería el que peor rendimiento del gasto en educación tendría.

Muchos no entienden el afán del PAC de formar parte de la OCDE y de oponerse a la Alianza del Pacífico. La OCDE daría beneficios indirectos y más burocracia; estimularía la aprobación de impuestos. La Alianza del Pacífico, tratado de libre comercio, daría oportunidad para vender más y para ofrecer mejores oportunidades a los que quisieran crecer profesionalmente.

[email protected]