Foto 1
Enviar

Fideicomiso puede ser utilizado por cualquier persona física o jurídica

Obtenga su fideicomiso con Scotiabank y cumpla sus sueños

Traspaso de bienes inmuebles estarían exentos de impuestos


Si quiere estrenar casa, tener su negocio propio, construir apartamentos para alquiler, mantener sus estudios y hasta expandir su negocio a nivel internacional, el fideicomiso es la mejor opción para que todas sus metas se cumplan y de manera segura.
El fideicomiso es un instrumento utilizado —entre otros— para garantizar créditos en el sistema financiero, tanto de vivienda o de tipo personal, como créditos corporativos o comerciales.
Por ejemplo, es muy común en el desarrollo de obras de infraestructura pública, como proyectos de generación eléctrica.
En términos generales, mediante esa figura, se entregan bienes al fiduciario para que los administre en los términos definidos en el contrato por parte del propietario de los bienes.
Cualquier persona, física o jurídica, puede ser fiduciario, solamente que si se dedica a administrar dineros por parte de terceros, deberá inscribirse ante la Sugef.
En Scotiabank lo llevamos de la mano para que sus bienes estén seguros, con un bajo costo y una variedad de opciones.
Con el fideicomiso se puede custodiar el dinero y los bienes en una compraventa, cuando el comprador y el vendedor no se conocen o existen condiciones previas que deban cumplirse, explica Manfred Sáenz, director legal de Scotiabank.
También puede ser utilizado para fines de educación, pues se puede colocar una cantidad de dinero en un fideicomiso, con el encargo de realizar pagos de matrícula y otros similares.
De igual forma, para fines testamentarios, de manera que se traspasan los bienes al fiduciario y cuando fallezca el fideicomitente, los bienes serían entregados de conformidad con las instrucciones recibidas, sin necesidad de acudir a un proceso judicial y mucho menos ante notario público.
“El traspaso de bienes inmuebles estaría exento del impuesto y de todo pago por concepto de derechos de registro y demás impuestos que se pagan por tal inscripción, mientras los bienes permanezcan en el fideicomiso y constituyan una garantía, por una operación financiera o crediticia, lo cual representa una enorme ventaja”, señaló Sáenz.
Al incluir una pareja su casa en un fideicomiso, no solamente estarían exentos del impuesto, sino que también evitarían incurrir en el gasto de la constitución de una hipoteca, porque es el instrumento de garantía.
“En cuanto a plazos, tasas o comisiones, nuestros créditos para vivienda, compra de lote o construcción, no tiene diferencias si utilizan la figura del fideicomiso o una hipoteca convencional. Sin embargo, el fideicomiso constituye una figura mucho más beneficiosa para nuestros clientes desde todo punto de vista”, agregó Sáenz.
Es importante mencionar, que la ley mercantil establece como requisito que el acreedor debe necesariamente ser una entidad dedicada a la intermediación financiera autorizada e inscrita ante la Sugef, también deberá estar inscrito ante la Superintendencia el fiduciario seleccionado, pues de lo contrario no cabría la exoneración.

201509281011260.recuadro-18-19.jpg


Fabio Parreaguirre
[email protected]

Ver comentarios