Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



NACIONALES


Obras en aeropuerto cumplen un año de parálisis

Danny Canales [email protected] | Jueves 01 enero, 2009



Bancos cortaron giro de dinero para obras pero reciben un porcentaje de las ganancias
Obras en aeropuerto cumplen un año de parálisis

• Lío tarifario dificulta traspaso de proyecto a nuevo operador

• Ampliación del Juan Santamaría suma 52 meses de atraso

Danny Canales
[email protected]

Durante el último año Alterra Partners, empresa a cargo de los trabajos de ampliación del aeropuerto Juan Santamaría, no construyó ni un metro cuadrado en la terminal.
Desde enero de 2008 los trabajos están paralizados y esta es la fecha en que no se ha logrado una solución que permita reactivar las obras en la principal terminal aérea del país.
Los más afectados son los turistas que visitan Costa Rica quienes tienen que atravesar por un aeropuerto con obras a medio terminar e incluso esperar sus vuelos en incómodas salas de abordaje.
La suspensión de la modernización del Juan Santamaría se dio luego de que los bancos acreedores, encabezados por la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés), cortaron el giro de recursos para terminar las tareas pendientes.
Pese a que no otorgan dinero para los trabajos desde hace un año, los acreedores siguen cobrando el 40% que les corresponde de las ganancias que deja la operación del aeropuerto.
En busca de una salida al lío aeroportuario el Gobierno inició en diciembre de 2006 un proceso para rescindir el contrato de forma anticipada y así poder otorgárselo a otra empresa para que termine los trabajos o concluir la obra con recursos propios.
Sin embargo, han transcurrido dos años desde entonces y no hay humo blanco, a pesar de que la Contraloría autorizó al Consejo Técnico de Aviación Civil (Cetac) a traspasar el proyecto al grupo que opera los aeropuertos de Houston, Estados Unidos.
Una resolución de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) donde se reconocen menores tarifas a las solicitadas por el Cetac para los servicios aeronáuticos, y la cautela que tienen los bancos en este momento para financiar proyectos a raíz de la crisis económica mundial, es lo que ha impedido que se cierre el acuerdo de cesión del contrato aeroportuario.
Para la empresa que desea completar la ampliación del aeropuerto, la aprobación de tarifas menores a las contempladas en el contrato produce una inseguridad jurídica, por lo que no está dispuesta a asumir el riesgo en esas condiciones, según Karla González, jerarca de Obras Públicas y Transportes.
La meta del Gobierno es resolver los detalles pendientes a principios de este año. Para ello, apelará la resolución de la Aresep, con el fin de dar confianza a los bancos para que financien la obra. J.P. Morgan y el Banco Centroamericano de Integración Económica son las entidades que ofrecieron los recursos para el Juan Santamaría.
El grupo que gestiona la compra de las acciones de los socios de Alterra está encabezado por Houston Airport System.
Dicha compañía se comprometió a invertir hasta $140 millones para completar las obras.
A cambio el Gobierno se compromete a ampliar el contrato cinco años, justificando que solo así se puede garantizar que la empresa pague el crédito, pueda completar las obras y obtenga las utilidades estipuladas en el contrato.
El inicio de la ampliación del aeropuerto arrancó en mayo de 2001. De acuerdo con el contrato Alterra Partners, empresa a la que se le asignó la obra, debía concluir la primera etapa en agosto de 2004.
No obstante, al cumplirse 53 meses de la fecha límite para la entrega de la etapa inicial aún están pendientes la construcción de una terminal de pasajeros y una calle de rodaje paralela, así como la ampliación de las salas de abordaje y las áreas comerciales.
Como resultado del gran atraso en los trabajos, el Cetac le aplicó una multa a Alterra que ronda los $10 millones. Esa sanción fue actualizada en octubre.
Por su parte, González garantizó que sumarán a ese monto todos los días que pasen desde la última actualización de la multa sin que se reanuden los trabajos.
La paralización actual de los trabajos en el Juan Santamaría no es la primera. Antes Alterra había suspendido las obras en un par de ocasiones, también por la negativa de los bancos de girar dinero para completar la construcción.
Los presuntos problemas financieros del contrato aeroportuario surgieron en 2003, cuando la Contraloría ordenó rebajar $18 millones del modelo de proyecciones financieras aduciendo que no estaba contemplado en el contrato.
Desde entonces los bancos vienen alegando que el proyecto carece de equilibrio financiero; es decir que los recursos que perciben mediante tarifas no alcanza para pagar la deuda asumida y completar la construcción.
El Juan Santamaría es el principal aeropuerto del país, pues por ahí ingresan más de 2 millones de turistas al año.