Enviar
Obligados a ser mejores
Más de ¢4 mil millones que invirtió el Estado en la preparación de los atletas e infraestructura para los Juegos Centroamericanos deberían ser retribuidos con un mejoramiento real de nuestros deportistas

Si bien, de la noche a la mañana un atleta nacional no puede pasar por encima del proceso que llevan desde hace muchos años otros atletas centroamericanos, la inversión de más de $4 millones en la preparación de los deportistas ticos y otro tanto en infraestructura, de cara a los próximos Juegos Centroamericanos 2013 que se realizarán en San José, parecen exigir, como mínimo, la mejor participación histórica nacional en dichas justas.
No obstante, el asunto no es tan simple y requiere una acertada distribución de los recursos, sobre todo dirigida a aquellos atletas que tienen talento y se esfuerzan por superarse. En ese sentido, y si bien el Estado costarricense históricamente nunca ha apostado al deporte, en los últimos años ha ido variando esa política y para los pasados Juegos Olímpicos más bien pareció quedar una deuda entre lo que se invirtió en los atletas, tanto por parte del Estado como del Comité Olímpico Nacional (CON), y los resultados que obtuvieron, ya que en su mayoría no se superaron ni a sí mismos.
Ahora, para los Centroamericanos que se avecinan, Henry Núñez, presidente del CON, dice tener muy claro el objetivo, el cual es superar la historia de las participaciones ticas en estas justas.
Fue en 1994, en San Salvador, cuando los costarricenses lograron su mejor presentación histórica en Juegos Centroamericanos, al acumular 76 medallas de oro. En las tres justas siguientes Costa Rica bajó casi a la mitad su cosecha dorada y no fue hasta la última, en que compartieron sede Panamá y El Salvador, cuando los nacionales subieron a 65 oros.
En el medallero histórico, nuestro país ocupa el tercer lugar con 378 oros, mientras Guatemala con 645 y El Salvador con 452, demuestran su dominio en el área.
Ahora por primera vez Costa Rica tendrá la sede total de estos Juegos, y según Núñez se impone una nueva meta. “El objetivo en los últimos Juegos fue mejorar el resultado de los tres últimos ciclos olímpicos, ahora queremos superar la historia”, dice el dirigente.
Lo cierto es que Costa Rica como sede podrá contar con 500 atletas, lo que ya le abre mayores posibilidades, aunque se sabe que el oro está reservado más a la calidad que a la cantidad.
Consultado Núñez sobre cómo se han aprovechado los ¢2.194 millones estatales para la preparación de los atletas y qué criterios de distribución han utilizado para hacer llegar la ayuda económica a buenas manos, respondió que esto se ha hecho en coordinación con las diferentes federaciones y el seguimiento que les dan estas a los deportistas que se proyectan hacia una medalla en estas justas, o que eventualmente con ayuda podrían obtenerla.
“Se les están dando becas económicas, fogueos internacionales, pólizas y se creó un equipo interdisciplinario con médicos, psicólogos deportivos, fisioterapeutas y nutricionistas, que les dan soporte a nuestros atletas”.
En cuanto al seguimiento que le dan a este proceso, Núñez respondió que se retroalimentan de lo que este último grupo les indica, además que ya sostuvieron una reunión con miembros de las federaciones y técnicos, en la que se comprobó que se lleva un buen paso en cuanto a la preparación de nuestros atletas.
Después del irregular rendimiento de los atletas ticos en la pasada Olimpiada en Londres, el CON varió sus criterios de asignar becas a los atletas, de cara al nuevo ciclo olímpico, ya que “no se varían los criterios sino las personas”, aseguró Núñez, y aclaró que por lo menos para este y el próximo año, no recibirán dinero de becas olímpicas del Comité Olímpico Internacional (COI), por lo que la ayuda para este arranque, aparte de lo estatal lo recibirán por el programa de Apoyo al Deportista Olímpico (ADO), que es de carácter privado, debido a que es patrocinado por empresas.
Núñez aceptó que en diez meses no se les puede exigir a los atletas nacionales que superen a aquellos con procesos de años, pero afirmó que sí tiene que darse esa mejoría y alcanzarse el objetivo de medallas doradas que se han propuesto.
Consultado entonces de que en la Olimpiada, pese a la inversión, la meta de mejorarse a sí mismos para los atletas no se cumplió, respondió que “en la olimpiada hubo resultados que se pueden considerar normales y otros en los que esperábamos más de los atletas”, pero adujo que en el deporte las cosas nos siempre se dan como se quiere.
Por su parte, Heiner Ugalde, director deportivo de los Juegos, expresó su confianza en que la inversión en la preparación de los atletas esté bien encaminada y depare una mejor participación tica en estas justas.
“Es el CON el que tiene la plata para la preparación de los atletas y lleva el pulso de las posibilidades que tendremos en estos Juegos”.
Con relación a la infraestructura, de la que se había hablado que estaría atrasada, aseveró que “en términos generales todos los escenarios de juego estarán listos para diciembre; enero y febrero se utilizarán para darles el maquillaje que requieren las instalaciones”.
La escogencia de la ciudad de San José como sede de los X Juegos Centroamericanos fue un acuerdo unánime de la Asamblea General de la ORDECA, celebrada en Belice el 3 de julio de 2010, donde Costa Rica postuló a su capital con el apoyo de Laura Chinchilla Miranda, presidenta de la República, y Johnny Araya, alcalde San José.
Luis Rojas
[email protected]


Ver comentarios