Obama y Xi Jinping iniciaron reuniones tras cumbre en China
En traje pero sin corbata, ambos mantuvieron un encuentro de características similares al que llevaron a cabo en junio de 2013 en las instalaciones en California, cuando se reunieron por primera vez en calidad de mandatarios de las mayores economías mundiales. AFP/La República
Enviar

Obama y Xi Jinping iniciaron reuniones tras cumbre en China

Xi Jinping, presidente chino y Barack Obama de Estados Unidos, iniciaron ayer dos días de reuniones con un encuentro de carácter más informal, celebrado tras la triunfalista clausura de la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) por parte de Pekín.
Después de casi dos días de intensa actividad diplomática multilateral con motivo de la reunión de la APEC, efectuada en Pekín, Xi recibió en la tarde a Obama en el complejo palaciego de Zhongnanhai, sede oficial del Gobierno de la República Popular China desde su fundación en 1949.
En traje pero sin corbata, ambos mantuvieron un encuentro de características similares al que llevaron a cabo en junio de 2013 en las instalaciones de Sunnylands, al sur de California (EE.UU), cuando se reunieron por primera vez en calidad de mandatarios de las mayores economías mundiales.
La entrevista de ayer se produce en circunstancias diferentes: Obama juega fuera de casa y tras ser vapuleado en las elecciones estadounidenses de la pasada semana, mientras Xi -anfitrión de la APEC en un evento de la magnitud de los Juegos Olímpicos de 2008- se ha forjado una imagen de líder fuerte en el último año y medio.
En los márgenes de la cumbre, los dos países acordaron estos días impulsar su cooperación en la lucha contra el cambio climático, sin ofrecer grandes detalles, y también consensuaron reducir las tarifas a los bienes electrónicos en virtud del Tratado de Tecnología de la Información (ITA), que llevaba en punto muerto dieciocho meses.
Aunque Obama se mostró cauto en sus declaraciones sobre cuestiones espinosas como Hong Kong, Ben Rhodes su asesor adjunto de seguridad nacional, aseguró a la prensa que Washington que continuará presionando a Pekín al respecto, ya que la libertad de expresión y de reunión son valores universales.
Otro de los asuntos más controvertidos, el ciberespionaje, surgía desde Washington.
Aunque Obama pasó de puntillas por el tema en Pekín, las autoridades estadounidenses investigan un nuevo ataque de supuestos "hackers" chinos que entraron en la red de ordenadores del Servicio Postal.
Pero donde la batalla ha sido más reñida estos días entre las dos potencias ha sido en el terreno comercial.
Mientras el presidente estadounidense se reunió el lunes en Pekín con líderes de los doce países que participan en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, en sus siglas en inglés) para impulsar un tratado de libre comercio regional que excluye a China, Xi apostaba por su propio pacto.
Así, el presidente chino anunció ayer, al cierre de la cumbre, que los 21 miembros de la APEC acordaron iniciar el proceso para lograr una Zona de Libre Comercio de Asia.

Pekín /EFE
 

Ver comentarios