Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Obama propone nuevo presupuesto

Redacción La República [email protected] | Martes 15 febrero, 2011



Obama propone nuevo presupuesto

Barack Obama, presidente de EE.UU., presentó ayer una propuesta de presupuesto federal de $3,73 billones para el año fiscal 2012 que aumenta las partidas para investigación y educación, pero recorta programas muy apreciados por la Casa Blanca para reducir el déficit a mediano plazo.
La propuesta promete abrir un duro enfrentamiento con los republicanos, que controlan la Cámara de Representantes en el Congreso y reclaman medidas de ahorro presupuestario más duras que las presentadas ayer.
Los legisladores, de hecho, comenzarán hoy a examinar recortes por valor de $61 mil millones al presupuesto ya aprobado para este año.
El proyecto presupuestario para el año fiscal 2012 que hizo público ayer la Casa Blanca contempla un déficit fiscal de 1,64 billones para este año, un máximo histórico.
Pero al mismo tiempo, la Casa Blanca calcula que sus propuestas permitirán un ahorro de $1,1 billones en diez años y que, si se cumplen sus previsiones, el déficit podrá comenzar a recortarse de manera drástica a partir del año próximo, cuando se calcula que la recuperación económica ya será generalizada.
Tras su llegada a la Casa Blanca, en enero de 2009, Obama prometió que para el final de su mandato de cuatro años habría reducido a la mitad el déficit presupuestario, lo que supondría dejarlo en $768 mil millones para 2013.
En una visita a una escuela de Baltimore, en el estado de Maryland, el mandatario aseguró ayer que para atajar el déficit su propuesta presupuestaria recorta programas que le “importan mucho”, pero cuya eliminación es necesaria para “cumplir” su “palabra sobre disciplina fiscal”.
La propuesta enviada ayer al Congreso aumenta, al mismo tiempo, algunas partidas en educación e inversión en tecnología, aspectos que el presidente considera imprescindibles para aumentar la competitividad del país y, por ende, mantener su posición como primera economía mundial en las próximas décadas.
Así, se destinan $50 mil millones a las inversiones en transporte, parte de ellas para la construcción de una red de ferrocarril de alta velocidad.
Al mismo tiempo, se eliminan programas que contaban con grandes simpatías entre los demócratas y la Casa Blanca, como ayudas a las familias más pobres para pagar las facturas de energía.

Washington