Enviar
Obama promulga acuerdo sobre deuda

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió ayer más medidas a largo plazo para la recuperación económica poco antes de que promulgara del acuerdo bipartidista para elevar el techo de la deuda.
Se requerirá "un plan equilibrado" para reducir el déficit a largo plazo que incluya una "reforma tributaria" de modo que los ricos "paguen su cuota justa de impuestos", dijo Obama desde la Rosaleda de la Casa Blanca, tras la aprobación del acuerdo.
Obama firmó la medida el mismo día en el que el departamento del Tesoro de EE.UU. había señalado que el Gobierno federal se quedaría sin fondos para hacer frente a sus obligaciones, por lo que debería decidir a quién pagaba y a quién no.
El acuerdo fue aprobado ayer por El Senado, con 74 votos a favor frente a 26 en contra, y pretende poner fin a la crisis de la deuda, que amenaza a EE.UU. con la suspensión de pagos.
"Es un primer paso importante para que, como nación, vivamos de acuerdo con nuestros medios", subrayó el mandatario al conocerse la aprobación del acuerdo en el Congreso.
"Es un primer paso importante para que, como nación, vivamos de acuerdo con nuestros medios", subrayó el mandatario.
"También permite que continuemos haciendo inversiones clave en asuntos como la educación y la investigación, que conduzcan a nuevos empleos, y garantiza que no estemos recortando (gastos) de forma muy abrupta mientras la economía se mantiene frágil", observó.
Sin embargo, a su juicio, el pacto "requiere que ambos partidos trabajen juntos en un plan más amplio para reducir el déficit, lo que es importante para la salud a largo plazo de nuestra economía".
"Como no se puede cerrar el déficit sólo con recortes fiscales, necesitaremos una respuesta equilibrada en la que todo esté sobre la mesa", recetó Obama.
Obama repitió su petición de eliminar los subsidios para las compañías petroleras y de gas natural, y los resquicios que permiten que los multimillonarios paguen menos impuestos que los maestros y enfermeras.
El acuerdo, promulgado pocas horas después de su aprobación incluye un aumento de la deuda autorizada por el Congreso y reducciones de los gastos del Gobierno a lo largo de la próxima década.
En sus declaraciones finales antes de la votación, el jefe de la mayoría demócrata Harry Reid, de Nevada, y el jefe de la minoría republicana Mitch McConnell, de Kentucky, señalaron que el pacto no los satisface y acusaron a la otra parte del engorroso proceso para lograr la autorización del aumento de la deuda.
Reid, en particular, tildó como "desconcertante" la pertinacia de los legisladores republicanos afiliados al movimiento Tea Party responsable porque el acuerdo no incluya aumentos de impuestos para reducir el déficit fiscal.
El acuerdo se logra tras semanas de negociaciones, los legisladores estadounidenses alcanzaron finalmente un acuerdo, que ayer fue aprobado por la Cámara de Representantes por 269 votos a favor frente a 161 en contra.
Finalmente, el Congreso permitirá la subida del techo de la deuda, actualmente en 14,29 billones de dólares, hasta 2013, con lo que se evita que el debate vuelva a surgir durante el próximo año, en el que se celebran elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Washington/EFE

Ver comentarios