Enviar
Obama pide Wall Street más esfuerzo
Crisis ha hecho perder a Estados Unidos una media de 700 mil empleos al mes desde inicios de año

Nueva York
EFE

Barack Obama, presidente de Estados Unidos, alentó ayer a Wall Street a que del corazón financiero del país salgan los mayores esfuerzos para restaurar la confianza en los mercados, al tiempo que prometió que desde Washington se aportará un marco regulador más estricto.
“Lo que hay que hacer es recuperar la capacidad para asumir la responsabilidad, incluso cuando ello es difícil. Aquí, en Wall Street, ustedes tienen una responsabilidad”, afirmó Obama al dirigirse a una audiencia de financieros y legisladores en el Federal Hall, en el corazón del distrito financiero del país.
Subrayó también que este país “no volverá a los días de comportamientos temerarios y de excesos sin obstáculos que estuvieron en el corazón de esta crisis”, al tiempo que anunció “fuertes medidas regulatorias”.
Obama aseguró que las reformas que ya ha emprendido su Gobierno para evitar similares situaciones de colapso “se convertirán en ley”, al tiempo que subrayó al mundo financiero que para lograr esa recuperación de la confianza que el sistema necesita, “no hay que esperar a que haya legislación” por parte del Congreso.
“No tienen que esperar a que haya una ley para usar un lenguaje claro en sus contratos con los consumidores, ni para que en 2009 los consejos de administración aprueben las compensaciones de sus ejecutivos o revisen un sistema que recompense el rendimiento a largo plazo y no las ganancias a corto”, recomendó.
Obama eligió el escenario del Federal Hall, ubicado en el corazón del distrito financiero de Manhattan, perteneciente al Tesoro y el edificio que albergó el primer Congreso de Estados Unidos, para dirigir su mensaje al sector financiero de este país, además de hacerlo en el día en que se cumple el aniversario de la quiebra de uno de los gigantes de Wall Street, el banco de inversión Lehman Brothers.
Tras la quiebra de Lehman Brothers el 14 de septiembre de 2008, el Congreso de Estados Unidos aprobó un plan de rescate para el sector financiero que dotó con más de $750 mil millones.
En un mensaje claro y directo, el presidente de Estados Unidos advirtió de que hay quien en el sector financiero está “malinterpretando” este momento de inicio de la recuperación y, “en lugar de haber aprendido las lecciones de Lehman y de la crisis de la que todavía nos estamos recuperando, han decidido ignorarlos”.
Obama subrayó que por ello “se necesitan reglas fuertes para prevenir que de nuevo se produzcan estos riesgos sistémicos”, por lo que pidió “a la industria financiera que se sume a este esfuerzo constructivo para actualizar el marco regulador”.
El presidente estadounidense les recordó que “la realidad es que muchas de las firmas que están volviendo ahora a la prosperidad tienen una deuda con los estadounidenses”, en referencia al multimillonario plan que el Gobierno de Estados Unidos puso en marcha ahora hace un año para rescatar con dinero de las arcas públicas a las grandes firmas del caos.
Esa crisis ha hecho perder a Estados Unidos una media de 700 mil empleos al mes desde inicios de año y ha elevado el déficit de este país a $3 billones.
No obstante, Obama envió un mensaje de relativo optimismo al indicar que “se está volviendo a la normalidad. Pero normalidad no significa complacencia”.
Ante esa grave situación Obama reiteró que devolverá la economía estadounidense a un camino “saneado y seguro”, sin que haya retorno a políticas típicas de Washington como las de aprobar “leyes de gastos o recortes de impuestos sin un plan para pagarlo”.
“Estamos proponiendo la más ambiciosa revisión del sistema financiero desde la Gran Depresión”, dijo el mandatario estadounidense a financieros y legisladores, al tiempo que subrayó que “estas reformas se basan en un principio simple: queremos reglas claras para promocionar la transparencia y la asunción de responsabilidad”.
Entre las nuevas propuestas que el presidente de Estados Unidos dio a conocer ayer está la creación de una agencia de protección al consumidor que, según explicó él mismo, ayudará a cumplir el nuevo marco regulatorio y proporcionará información clara y concisa, al tiempo que prevendrá abusos.
Obama, quien almorzará con el ex presidente Bill Clinton antes de volver a Washington, se refirió también a los esfuerzos de coordinación entre los países para promocionar la recuperación económica y restaurar la prosperidad global.
En ese sentido, subrayó la importancia de foros como el del Grupo de los Veinte (G-20), que se reunirá bajo su presidencia la próxima semana en Pittsburgh (Ohio) y que centrará sus discusiones en las maneras de reanimar la demanda global y de evitar que una crisis de estas dimensiones se produzca en el futuro.
Ver comentarios