Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



ÚLTIMA HORA


Obama pasa la antorcha a Clinton y se prepara para su legado

Bloomberg | Jueves 28 julio, 2016 12:00 am

Foto Bloomberg


El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pasó la antorcha a Hillary Clinton en la Convención Nacional Demócrata este miércoles y probó lo que será su nuevo rol para los tres meses siguientes: el compañero de fórmula de Clinton.

El elegido por la nominada demócrata para vicepresidente, el senador por el estado de Virginia Tim Kaine, que pronunció su discurso de aceptación a la convención en Filadelfia, será quien brinde interminables alocuciones y realice giras estatales por avión y autobús, día por medio hasta noviembre.

Pero el trabajo del presidente en apoyo de Clinton, y la intensidad de su esfuerzo, serán cuanto menos igual de importantes.

“Esta noche, les pido que hagan por Hillary Clinton lo que hicieron por mí”, le dijo Obama a la audiencia de la televisión nacional desde el escenario del Wells Fargo Center. "Les pido que la apoyen como me apoyaron a mí".

Cuando Obama cerraba su discurso en horario estelar, Clinton hizo una entrada sorpresiva al escenario. Ambos se abrazaron mientras sonaba “Signed, Sealed and Delivered (I’m Yours)” (“Firmado, sellado y entregado, soy tuyo”) de Stevie Wonder, la canción con que finalizaban las reuniones de campaña de Obama. Luego Clinton y Obama dejaron el escenario caminando entrelazados, un brazo de cada uno rodeando la cintura del otro.

Obama y una cantidad de demócratas de alto perfil, así como otras personas, usaron la tarde de discursos para establecer intencionalmente un agudo contraste con la convención republicana de una semana atrás. El nominado republicano, Donald Trump, y sus sucedáneos describieron un país en crisis, asediado por enemigos dentro y fuera de sus fronteras, que solo el multimillonario neoyorquino podría salvar. Obama rechazó ese retrato.

"Nuestro poder no proviene de algún autoproclamado salvador que promete ser el único capaz de restaurar el orden si hacemos las cosas a su manera", dijo Obama. "No buscamos ser regidos".

Prueba de popularidad

Después de doce años de hacer que el Partido Demócrata trabajara para él, Obama está a punto de descubrir si puede devolverle el favor y, al hacerlo, cementar su propio legado, o si su popularidad no es transferible.

“Nunca hubo un hombre o una mujer, ni yo, ni Bill, nadie, más cualificado que Hillary Clinton”, dijo Obama desde el escenario de la convención mientras los delegados estallaban en una cantinela “¡Hillary! Hillary!”. “Ella es apta y está lista para ser la siguiente comandante en jefe".

La reacción del ex presidente Bill Clinton después que habló Obama: "¡Me encantó!"

Este papel es menos familiar para Obama, y no limitará su apoyo a Clinton. Se trata de un despliegue personal de tres meses para tratar de poner a Clinton y a los demócratas en otras campañas por todo el país, a fin de que ingresen en el Congreso y otras reparticiones estatales.

Si tiene éxito, tendrá la oportunidad de ver los frutos de su reforma del sistema de salud, y atribuirse algún mérito por la elección de la primera mujer que accede a la presidencia de Estados Unidos. Su vicepresidente Joe Biden, que también habló en la convención este miércoles, y la esposa de Obama, Michelle, que se dirigió a los delegados la noche del lunes con un poderoso discurso, están igualmente comprometidos a hacer campaña por Clinton.

Si fallan, Obama arriesga una erosión y reevaluación de su legado, y reproches por no haber hecho antes lo suficiente para fortalecer su partido.