Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Obama confía en éxito de reforma regulatoria

| Miércoles 16 septiembre, 2009



Obama confía en éxito de reforma regulatoria

Nueva York -- El presidente estadounidense Barack Obama dijo que la pérdida de empleos está frenándose y que la economía estadounidense parece estar creciendo de nuevo, aunque advirtió que el Gobierno tendrá cuidado de no retirar la ayuda demasiado pronto a fin de no frustrar la recuperación.
En entrevista con Bloomberg News un año después de que la quiebra de Lehman Brothers Holdings Inc. paralizó la economía, Obama expresó confianza en que su plan de reforma reguladora para evitar otra crisis será aprobado por el Congreso este año.
Se comprometió a hacer “todo lo que pueda” para combatir los esfuerzos del sector bancario por descarrilar su propuesta de crear una agencia de seguridad de productos financieros paralela a su llamado a que la Reserva Federal sea responsable de garantizar la estabilidad del sistema en general.
“Confío en que podremos establecer una serie de reglas para evitar que el tipo de crisis que estamos viendo se produzca de nuevo”, dijo Obama en una entrevista en la Casa Blanca el lunes.
Se opuso a establecer límites a la paga de los ejecutivos del sector financiero, pese a la indignación del público por algunos de los sobresueldos y salarios multimillonarios que las compañías de Wall Street siguen pagando.
“¿Por qué vamos a limitar la retribución de los banqueros de Wall Street pero no la de los empresarios de Silicon Valley o la de los jugadores de fútbol americano de la NFL?”, dijo.
Sobre el comercio, Obama descartó los temores de que la decisión de imponer aranceles del 35% a las importaciones de neumáticos de China, que ascienden a $1.800 millones, desencadene un ciclo de represalias.
“No vamos a ver una guerra comercial”, dijo. “Sin duda hay ciertas tensiones alrededor de esto. Pero mi mensaje es muy simple: hay reglas en los libros”.
El presidente destacó una serie de indicios de que la economía está recuperándose, como el fortalecimiento de las exportaciones y el repunte de la manufactura. El recorte de empleos está frenándose, dijo, y agregó que “podríamos empezar a ver cierto crecimiento positivo del empleo”.
Desde que comenzó la recesión en diciembre de 2007, Estados Unidos ha perdido 6,9 millones de empleos. Los recortes laborales alcanzaron un máximo de 741 mil en enero, y desde entonces han bajado, a 216 mil en agosto, según el Departamento del Trabajo.
El presidente, de 48 años, dijo que la economía continúa frágil y advirtió en contra de retirar prematuramente los programas gubernamentales destinados a apuntalar los mercados financieros e impulsar la demanda.
“No creo que los problemas hayan terminado todavía”, dijo. “Debemos tener cuidado de no quitarle las muletas al paciente demasiado pronto”. Obama opinó que ese es el error que Estados Unidos cometió durante la Gran Depresión.
Sobre la reforma sanitaria, el presidente no explicó cómo pagaría sus iniciativas. Aunque reiteró que dos tercios del coste estimado de $900 mil millones provendrían de eliminar el desperdicio, el fraude y los abusos en el sistema, no se comprometió a enviar al Congreso un proyecto de ley que especifique cómo lograrlo. Dijo que dejaría que la comisión de finanzas del Senado se encargara de definir el proceso de ahorro de costes.
Sobre los excesos de Wall Street, Obama dijo que la tendencia a “tomar riesgos exorbitantes que eran insostenibles para el sistema” era generalizada.
“Esa es la cultura que pienso que tenemos que revertir, no desalentar la innovación o la creatividad, sino asegurarnos de que no se produzca lo que se conoce como un problema de riesgo moral, en el que la gente asume que el Gobierno está allí para salvarlos”, dijo Obama.
Agregó que lo que se requiere es un cambio en la retribución de Wall Street, a fin de que el desempeño a largo plazo sea recompensado, en lugar de los beneficios a corto plazo.
“Esos principios son los que quiero que sean incorporados en las prácticas de Wall Street”, dijo.
El plan de Obama de crear una agencia que proteja financieramente a los consumidores ha encarado la oposición del sector bancario y los republicanos, que dicen que limitaría las opciones de los consumidores así como el acceso al crédito.
Aunque no prometió vetar un proyecto de ley que no contuviera dicha agencia, Obama se comprometió a trabajar para evitar que sus oponentes la derroten.
“No creo que logren matarla, y voy a hacer todo lo que pueda para evitar que lo hagan”, dijo. “Necesitamos una agencia de protección financiera a los consumidores.