Enviar
Obama y McCain se confiesan en público

• Admiten en televisión y ante reverendo sus principales errores y opiniones morales

Washington EFE- La entrevista que el reverendo Rick Warren realizó a Barack Obama y John McCain sobre fe, religión y creencias, creó el ambiente apropiado para que los dos candidatos confesaran, en horario de máxima audiencia, sus principales pecados.
“Mi peor pecado ha sido el egoísmo. Durante mi juventud experimente con drogas, bebí...hice todo eso porque solo pensaba en mí mismo, por mi incapacidad en centrarme en los demás", afirmó el candidato demócrata Barack Obama, el primero en sentarse junto al reverendo.
Obama, que ya narró su peripecias juveniles en el libro “Dreams of my Father”, explicó que aquellos episodios le sirvieron para ser una mejor persona.
El republicano John McCain confesó, apenas unos minutos después de sustituir a Obama en el escenario, que su mayor error moral lo cometió también de joven, cuando fracasó su primer matrimonio.
“Soy una persona muy imperfecta, pero creo que aquello fue mi mayor fallo moral”, dijo McCain, en una rara referencia a su matrimonio con Carol Shepp, una modelo de Filadelfia con la que se casó poco antes de partir a la Guerra de Vietnam, donde fue apresado y permaneció prisionero durante cinco años.
Durante su ausencia, Carol Shepp sufrió un grave accidente que la dejo desfigurada. Cuando McCain regresó de Vietnam hecho un héroe de guerra y una celebridad, relanzó su carrera militar y comenzó una relación extra matrimonial con Cindy Lou Hensley, una rica heredera que poco después se convertiría en su esposa.
El acto, que fue ampliamente televisado por varias cadenas, tiene una gran importancia en este momento que Obama y McCain están prácticamente empatados en intención de voto.
El Pastor Warren, que hizo de anfitrión y de entrevistador, dirige una de las principales iglesias de Estados Unidos, la parroquia de Saddleback, en California, de la que forman parte 25.000 feligreses.
Los dos candidatos acudieron al foro organizado por el reverendo con la determinación de dejar clara su fe cristiana y su apoyo a los valores tradicionales.
John McCain contestó con seguridad que se oponía al aborto, que iba a promover las medidas pro-vida, que el matrimonio solo se podía definir como la unión entre un hombre y una mujer y que el diablo existía porque lo había visto en Bin Laden, el líder de Al Qaeda.
Obama también se volcó a narrar su fe cristiana y se entretuvo en explicar cómo su fe en Jesús le había ayudado a llevar las cargas de su vida y afrontar retos como luchar por la presidencia del país.
No obstante, no esquivó las preguntas acerca del aborto y reiteró que es un defensor del mismo, aunque también de ponerse a trabajar codo con codo con sus oponentes para buscar un objetivo común, como es reducir el alto numero de abortos en Estados Unidos.
Al igual que su oponente, definió el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, pero afirmó creer en la legalidad de las uniones civiles, que equipare a los homosexuales con los derechos de los heterosexuales.
Ver comentarios