Enviar
Obama y Clinton dan por cerrada rivalidad

Ambos senadores demócrtas sellaron su alianza en Unity, Nuevo Hampshire

Washington
EFE

Barack Obama, candidato demócrata a la Casa Blanca, y su ex contrincante Hillary Clinton dieron el viernes por cerrada su rivalidad de las primarias al comparecer juntos, por primera vez, en un mitin en la simbólica localidad de Unity (“Unidad”).
Unidad “no solo es un lugar precioso, como podemos ver es un sentimiento maravilloso”, afirmó la senadora por Nueva York, al subir junto a Obama a la tribuna del mitin, profusamente decorada con los colores de la bandera de Estados Unidos.
“Sé que lo que estamos comenzando ahora en estos prados lo terminaremos sobre las escalinatas del Capitolio cuando Barak Obama jure su cargo como el próximo presidente de Estados Unidos”, agregó Hillary, ante los aplausos del numeroso público congregado en esta localidad de poco más de 1.700 habitantes en Nuevo Hampshire.
El lugar para el primer mitin de los dos antiguos rivales fue elegido tanto por el simbolismo de su nombre como por el hecho de que ambos recibieron exactamente el mismo número de votos, 107, en las primarias de enero pasado.
Los dos senadores hicieron todo un despliegue, en gestos y palabras, para señalar que las tensiones de la época de las primarias, que aún son perceptibles en el seno demócrata, han quedado superadas entre ellos y sus votantes deben seguir su ejemplo.
Al subir a la tribuna,
y antes de comenzar sus discursos, ambos se abrazaron y se dedicaron palabras cómplices. Los dos se deshicieron en alabanzas el uno al otro y, cuando el público coreó el nombre del antiguo oponente, le animaron a continuar esas voces.
Obama se declaró “feliz, honrado y conmovido” por el hecho de comparecer juntos ante los votantes y destacó “lo buena que es, lo comprometida que está con las causas” la ex aspirante a la candidatura demócrata.
En una alusión que incluyó también al esposo de la senadora, el ex presidente Bill Clinton, el candidato demócrata aseguró que necesitan “mucho, su servicio, su visión y su sabiduría”.
Por su parte, la ex primer dama estadounidense lanzó un llamamiento a los simpatizantes que votaron por ella, pero aseguran que ahora darán su voto al aspirante republicano, John McCain.
“Les insto a pensárselo”, urgió Clinton, quien aseguró: “si ustedes creen que necesitamos un nuevo rumbo, voten por Barack Obama y lograremos el cambio que ustedes y yo necesitamos y merecemos”.
El mitin del viernes forma parte de una serie de actos para reparar las relaciones entre las dos campañas demócratas y preparar el camino para las elecciones presidenciales de noviembre.
La pasada noc
he, ambos ex rivales comparecieron en un acto en un hotel de Washington con los principales donantes de la campaña de Clinton. El objetivo era persuadirlos para que empiecen a aportar fondos a Obama y, por parte del candidato demócrata, darles garantías de que no va a dejar a Hillary de lado.
Los objetivos se cumplieron. Según testigos presenciales, la intervención de Obama fue acogida con ovaciones. Y el senador, que aspira a ser el primer presidente negro de Estados Unidos, prometió a los donantes que ayudará a recaudar fondos para que Clinton pueda pagar las deudas de su campaña, que se elevan a $22 millones.
En un gesto simbólico pero importante, Obama entregó a la campaña de Clinton un cheque personal de $2.300, el máximo que un individuo puede aportar por ley a una campaña política. Su jefa de finanzas hizo también lo propio.
Las últimas encuestas apuntan a que el senador por Illinois está logrando avances a la hora de ganarse para su campo a quienes votaron por Hillary en las primarias.
Una encuesta difundida el jueves indica que el 53% de los demócratas que apoyaba a Clinton hace dos meses ahora respalda al senador.
En abril, tan solo el 40% de los partidarios de Clinton se mostraba dispuesto a apoyar a Obama si su candidata favorita no lograba la nominación demócrata.
Ver comentarios