Obama lanza un mensaje de cauto optimismo
Enviar
Aumento de actividad crediticia es buena señal sobre recuperación de la economía
Obama lanza un mensaje de cauto optimismo

El 2009 “seguirá siendo un año difícil para la economía estadounidense”, reconoció mandatario

Washington
EFE

Barack Obama, presidente de Estados Unidos, lanzó ayer un mensaje de cauto optimismo, que combinó con una buena dosis de realismo, sobre la marcha de la economía, al afirmar que este año será aún difícil, pero “se avistan signos de progreso”.
En un discurso en la Universidad de Georgetown en Washington, Obama repasó la situación económica actual y las medidas adoptadas para hacer frente a la crisis.

El mandatario estadounidense combinó el optimismo con una buena dosis de realismo, al indicar que “los malos tiempos no han acabado” y “la gravedad de esta recesión causará más pérdidas de empleo, más ejecuciones hipotecarias y más dolor antes de que termine”.
El 2009 “seguirá siendo un año difícil para la economía estadounidense”, reconoció.
Al mismo tiempo, indicó que hay señales que inducen a pensar que las medidas económicas adoptadas por el Gobierno comienzan a dar resultados y se avistan “signos de progreso económico”.
Entre ellos, citó el aumento de las refinanciaciones hipotecarias, el comienzo del deshielo en el sector de los préstamos para la compra de automóviles y para estudiantes, así como el aumento de la actividad crediticia entre las pequeñas empresas.
“No cabe duda de que los tiempos siguen siendo duros. De ningún modo nos encontramos fuera de peligro. Pero desde donde estamos, por primera vez, empezamos a ver señales de esperanza”, destacó el gober
nante estadounidense.
En su alocución, en la que enumeró las medidas adoptadas hasta ahora, como el plan de rescate valorado en $787.000 millones, insistió que una de sus prioridades, además de estabilizar la economía, es impedir que se repita una crisis similar.
Y el presidente, que aunque es de religión cristiana no se ha caracterizado por mostrar un gran fervor en público desde su llegada a la Casa Blanca, recurrió a una alusión evangélica para hacer hincapié en esta idea.
“No podemos reconstruir esta economía sobre la misma base de arena”, afirmó, en referencia al Sermón de la Montaña pronunciado por Jesucristo. “Debemos levantar nuestra casa sobre una roca. Debemos crear unos nuevos cimientos para el crecimiento y la prosperidad”, agregó.
El jefe de la C
asa Blanca resaltó que algunos de los pasos a dar no serán fáciles.
En concreto, mencionó que la reestructuración de las empresas automotrices y la aseguradora AIG implicará una serie de decisiones “difíciles y a veces impopulares”.
Obama recordó que en las próximas semanas su Gobierno evaluará la situación de General Motors y Chrysler.



Ver comentarios