Numerosos y poderosos
Enviar
Grandes Ligas
Numerosos y poderosos

Cachorros son los únicos favoritos claros en las divisiones de la Liga Nacional

Eduardo Baldares
[email protected]

Las bolas “Made in Costa Rica” arrugan la cara, se descosen en sus vuelos hacia calles, butacas, techos, césped, tierra, guantes y todos lados tras comenzar el martes anterior la temporada 2008 del mejor béisbol del mundo.
Es un momento propicio para terminar hoy lo que comenzamos el lunes 24, cuando publicamos el análisis de las tres divisiones de la Liga Americana. Entonces, he aquí cómo se vislumbra la Nacional, y cuáles novenas podrían dar guerra a nuestras favoritas del otro circuito. Recordemos cuáles son: Medias Rojas de Boston (Este) y Tigres de Detroit (Central), Angelitos de Los Angeles y Marineros de Seattle pelándose en el Oeste, y el perdedor disputándole el comodín o mejor segundo lugar a Yanquis de Nueva York e Indios de Cleveland.
Ahora sí, ¿cómo están las cosas en la Liga Nacional? Más peleada aún, con numerosos equipos bien armados. Veremos unos Mets de Nueva York que sacarán chispas contra Filis y Bravos en el Este; unos Cachorros por encima de sus rivales en la División Central y un Oeste realmente salvaje, con Dodgers, Padres y Rockies afilando garras y colmillos. 

 


División Este
No hay mejor ungüento para cicatrizar heridas que el dinero. Así de materialistas razonaron los Mets de Nueva York en su afán de olvidar el terrible colapso del año pasado, cuando dejaron ir siete juegos de ventaja y la clasificación en plena recta final. A los metropolitanos les costó $137,5 millones hacerse por seis años con los servicios del agente libre más cotizado: el pitcher venezolano Johan Santana, quien promedia 18 triunfos y 246 ponches en las últimas cuatro campañas, y será acompañado por Pedro Martínez, John Maine, Oliver Pérez, Orlando Hernández y Billy Wagner.
Aunque perdieron bateo tras irse Paul Lo Duca, Shawn Green y Jeff Conine, la llegada de Santana altera la condición de favoritos de los monarcas divisionales, Filis de Filadelfia, porque la ofensiva se mantiene poderosa con José Reyes, Carlos Beltrán, Luis Castillo, Moisés Alou y David Wright.
Filadelfia no se cruza de brazos y mantiene la base de 2007, felizmente reforzada por el camarero Pedro Feliz y el taponero Brad Lidge.
Después de recibir su primer Guante de Oro y el MVP de la Nacional, el paracortos Jimmy Rollins también logró marcas ofensivas asombrosas (.296 de bateo, 139 carreras, 38 dobles, 30 jonrones, 20 triples, 41 robos y 94 remolcadas) y encabeza la ambición de los Filis de cosechar 100 victorias.
Brett Myers, Cole Hamels, Kyle Kendrick y Jamie Moyer encabezan un respetable pitcheo, y en ataque el inicialista Ryan Howard, el segunda base Chase Utley y el jardinero izquierdo Pat Burrell completan un póquer ganador junto con Rollins.
Pero ojo con los Bravos. Recuerden que John Smoltz, Tim Hudson y si no se lesiona Mike Hampton son los ases de la rotación de abridores y que Mark Teixeira y Chipper Jones conforman un temible dúo ofensivo.
La tribu de Bobby Cox también contará con Tom Glavine, el zurdo que la pasada temporada alcanzó las 300 victorias, pero sufrirá la partida de Andruw Jones.
Por más Hanley Ramírez y Luis González los Marlins de Florida se concentrarán en evitar el sótano en lucha de profundidades contra los Nacionales de Washington, un poquito más fuertes con Ronnie Belliard, Paul Lo Duca, Cristian Guzmán y Dmitri Young.





División Central
Al mando del consumado estratega Lou Piniella, los Cachorros de Chicago esperan cornear la “Maldición de la Cabra”. Vigentes campeones de su división, tendrán al jardinero nipón Kosuke Fukudome y al lanzador Jon Lieber, pero dejaron ir piezas importantes como Cliff Floyd, Jacque Jones y Kendall. No obstante, con Alfonso Soriano, Ryan Theriot, Derrek Lee y Aramis Ramírez conservan llamas en la madera, mientras que Carlos Zambrano, Ted Lilly y Rich Hill conforman un respetable 1-2-3 al frente de la rotación de abridores, ayudados por los relevos de Kerry Wood y Carlos “Pablo” Mármol.
Con un Miguel Tejada que promete volver a sus mejores tiempos en campo corto y bateo, los Astros de Houston esperan dar batalla, aunque sin Lamb y Biggio, perdieron consistencia, mas no quedaron tan blandos como los Cardenales de San Luis, quienes dejaron emigrar a Scott Rolen, Jim Edmonds, David Eckstein y Troy Percival. Aunque tengan a Pujols y Glaus, hace años no se veía un San Luis tan cerca de Pittsburg, Piratas que continuarán navegando en la nada.
Después de sufrir su sétima temporada con récord negativo, los Rojos de Cincinnati comprendieron que debían tomar medidas drásticas para salir de la peor racha que han tenido en medio siglo. Una fue poner al mando a Dusty Baker, dueño de una reputación de resucitar franquicias en problemas (lo hizo con Gigantes y Cachorros); otra, la adquisición del cerrador dominicano Francisco Cordero. ¿Suficiente? Qué va, Aaron Harang y Bronson Arroyo necesitan que los demás serpentineros pongan de sí, sobre todo los prometedores Edinson Vólquez y Johnny Cueto, y que en ataque Ken Griffey Jr. no se lesione tanto y sea secundado por Adam Dunn, Hatteberg, Jeff Keppinger, Votto y el venezolano Alex González.
Los Cerveceros de Millwaukee contarán con aceptable lanzamiento (Chris Capuano, Eric Gagne, Ben Sheets y Jeff Suppan) y cierto poder (Jason Kendall, Craig Counsell, Mike Cameron y Tony Gwynn), mas no nos convencen del todo.




División Oeste
Aunque las rocas de Colorado fueron hechas polvo por los Medias Rojas en la última Serie Mundial, los Rockies retoman solidez gracias al mantenimiento de su columna vertebral. Jeff Francis (17 victorias -9 derrotas y 4,22 carreras admitidas cada nueve episodios) encabeza un cuerpo de abridores y relevos saludable, perfecto complemento de un arsenal de grueso calibre que tiene como máximo cañón a Matt Holliday, respaldado por el torpedero Troy Tulowitzki (segundo por el Novato del Año con .291, 24, 99), el antesalista Garrett Atkins (.301, 25, 111) y el jardinero derecho Brad Hawpe (.291, 29, 116). Todd Helton (.320, 17, 91) sigue inamovible en la inicial, al igual que el dominicano Willy Taveras (.320 y 33 robos) en el bosque central y el venezolano Yorbit Torrealba (.255, 8, 47 en la receptoría).
Esta es una de las mejores divisiones, pues cuenta con fuerzas realmente equilibradas. Pilotados por el ex yanqui Joe Torre, los Dodgers de Los Angeles pagaron $36,2 millones por dos temporadas por el guardabosques Andruw Jones, quien espera volver por sus fueros como infalible center field y terror de los lanzadores.
Lo mejor es el pitcheo, con Penny, Lowe, Kuroda, Billingley, Loaiza y Schmidt, pero debe mejorar en ataque y tiene con qué (Juan “Correcaminos” Pierre, Rafael Furcal, Jeff Kent, Matt Kemp y Nomar Garciaparra).
Casi al mismo nivel de estos planteles, los Padres de San Diego tienen que reponerse del trauma de dejarse empatar en la recta final y perder el juego de desempate contra Colorado.
San Diego lanza jeroglíficos en brazos de Mark Prior (si es que no se lesiona de nuevo) y Jake Peavey, Cy Young de la Liga Nacional con sus 19 victorias y 2,54 de efectividad, además de Young, Maddux y “El Sepulturero” Trevor Hoffman; también tiene contacto de corto y largo alcances con Marcus Giles, Jim Edmonds, Tadahito Iguchi, Adrián González, Khalil Greene y Kevin Kouzmanoff. Un gran equipo.
Finalmente, los Gigantes de San Francisco se alistan para la temporada 2008 sin el hombre que derribaba asteroides, Barry Bonds, hoy derribado por las dudas sobre su presunto consumo de esteroides.
Sin Bonds acaparando toda la atención por sus récords y polémicas, San Francisco podrá concentrarse en una sana reconstrucción, mientras las Víboras de Cascabel de Arizona poco a poco recuperan el veneno mortal de temporadas anteriores.


Ver comentarios