Nuevos impuestos y derechos gais enterrados
Hace 20 años, Antonio Álvarez dirigió la Asamblea Legislativa; ayer, al ser ratificado para ese mismo cargo, aseveró que es una persona “más madura” y que su intención es llevar a buen término la agenda de planes que lo colocaron en el puesto. Esteban Monge/La República
Enviar

Desde ayer y hasta mayo de 2017, cualquier posibilidad de aprobar nuevos impuestos o de avanzar en la agenda de proyectos para equiparar derechos gais, quedó enterrada gracias a un acuerdo entre el PLN, el PUSC, el Movimiento Libertario y el bloque cristiano, para dirigir la Asamblea Legislativa.
Esos partidos se unieron para impulsar una agenda de trabajo que privilegia la contención del gasto, y que además, señala expresamente una prohibición para impulsar los proyectos de IVA y renta que reclama el presidente Luis Guillermo Solís a través de una vía expedita.


Los partidos también acordaron mantener la conformación actual de la comisión de hacendarios, en la que existen enemigos declarados de nuevos impuestos, como serían Rosibel Ramos, del PUSC, y Otto Guevara, del Movimiento Libertario.
Esto, sin importar el llamado de alerta del mandatario, quien anunció el congelamiento de los salarios públicos y la reducción de la inversión social, si no se consiguen nuevos ingresos antes de 2017.
Con lo acontecido ayer en el Congreso, se reducen drásticamente las posibilidades de que el Gobierno consiga tributos en los dos años que le quedan, pues cuando Liberación deje la presidencia del Plenario, los partidos ya estarán en actividad electoral rumbo a 2018 y con ello, es poco probable que se atrevan a tomar decisiones que podrían ser antipopulares.
Los legisladores opositores también acordaron limitar el crecimiento del presupuesto del otro año a un 2,5% por encima de la inflación, así como aprobar varias leyes para contener las pensiones y los salarios del sector público.
Para todos esos proyectos se crearían comisiones especiales y se les daría un trámite acelerado.
Otro proyecto que se beneficiaría del acuerdo entre la oposición es la ley contra el fraude fiscal, el cual, establece un registro de accionistas de las empresas con los beneficiarios finales, con el objetivo de que el Gobierno pueda aumentar la recaudación. En este último proyecto, Zapote está de acuerdo.
Aunque el acuerdo firmado no lo señala, los partidos aliados también están de acuerdo en no promover el artículo 208 bis del reglamento legislativo, para impulsar cualquier proyecto “que atente contra la familia tradicional”, confirmó Fabricio Alvarado, diputado de Restauración Nacional, que se refería a los planes que favorecen a la comunidad gay.
La alianza opositora unió sus votos para nombrar a Antonio Álvarez en la presidencia del Congreso y aunque oficialmente no contó con los ocho votos del PUSC, estos sí se les sumaron a los candidatos que propuso Liberación Nacional y otros partidos, ya que los votos nulos o en blanco que se registraron en las terceras rondas de votación en cada puesto, se sumaron al candidato con mayor respaldo.
La intención de los rojiazules era desmarcarse de Liberación y evitar que sus opositores los acusaran de querer revivir el bipartidismo, sin embargo, la decisión del PUSC provocó todo lo contrario.
Al término de la tarde, los seis cargos del nuevo directorio se nombraron de esta forma.
201605012133550.rec1.jpg
201605012133550.rec2.jpg

 


Ver comentarios