Enviar
Ya circulan las denominaciones de ¢1 mil y ¢2 mil
Nuevos billetes son más seguros
Billete de ¢1 mil está hecho de plástico para resistir el uso
Con mayores niveles de seguridad, nuevos colores y tamaños distintivos, ayer se inició la puesta en circulación de unos 15 millones de nuevos billetes de ¢1 mil y ¢2 mil.
“El nuevo billete de mil está hecho de polipropileno, un plástico delgado y resistente, dado que es el que tiene el uso más intensivo en las condiciones más precarias, debido a que sirve como medio de pago en los cafetales, construcciones y ventas al aire libre”, dijo Carlos Melegatti, director de Servicios Financieros del Banco Central.
El billete de ¢1 mil conserva el color rojo y su tamaño es el más pequeño de toda la nueva familia.
Por su parte, el de ¢2 mil es de algodón (igual que el de ¢20 mil, que salió en setiembre pasado); es un poco más largo que el de ¢1 mil y sus colores actuales verde y café cambian al azul.
Para que el comercio y público puedan identificar los elementos de seguridad, se diseñó la campaña “toque, mire y gire”, para detectar con los dedos la textura del billete, mirar las marcas de agua y sombras, y girar y ver los elementos que cambian de color. Además, se realizan capacitaciones previa inscripción al email: [email protected] y hay mayor información en el sitio web www.bccr.fi.cr y a los teléfonos 2243-3648 y 2243-3672.
Los billetes “viejos” de ¢1 mil y ¢2 mil regirán como medio de pago hasta el 31 de agosto, luego solo las entidades financieras podrán recibirlos. Y el 1º de noviembre solamente el Banco Central recibirá los ejemplares viejos que están destinados a ser destruidos.
La creación de nuevos billetes obedece a la necesidad de diferenciarlos en tamaño para ser identificados más fácilmente por la población con problemas de visión.
Asimismo permite reforzar la seguridad con nuevos materiales y técnicas, y también uniforma los diseños, ya que esta es la primera vez que el ente emisor diseña, produce y pone en circulación una familia completa de billetes.
Este proceso antes se hacía con cada denominación por separado. La producción de esta nueva familia de billetes tuvo un costo de $12,5 millones.

Carolina Acuña
[email protected]





Ver comentarios