Emilio Bruce

Emilio Bruce

Enviar
Viernes 15 Enero, 2016

: Esta elección es fundamental para el desarrollo de la democracia y de la institucionalidad, del gobierno local y el progreso de nuestras comunidades

¡Nuevos alcaldes! ¡Grandes oportunidades!

El próximo 7 de febrero el país estará de elecciones. En ese día, los electores costarricenses harán la renovación de los alcaldes en todo el país, reeligiendo tan solo a aquellos que han hecho méritos para permanecer en sus puestos.
Nunca hay que desperdiciar la experiencia de los exitosos ni sustituir por sustituir a aquellos que merecen seguir sirviendo a sus comunidades. La elección de los alcaldes es un fenómeno de comunidad por excelencia, no es un fenómeno electoral nacional de los partidos en la competencia.
La elección de alcaldes compromete el desarrollo de cada cantón. Un alcalde de primera ayudará enormemente a su comunidad. Un alcalde perezoso, corrupto o politizado que desea usar su posición como trampolín a una posición nacional partidaria, para desarrollar sus negociados en favor de un círculo y no para contribuir al desarrollo de su comunidad con trabajo serio y profesional, es contraproducente.
Adelante a votar, todos a decidir y a designar a los mejores más allá de los distingos formales de bandera o de tradición política familiar. Todos a votar por el desarrollo y la superación de la comunidad en que vivimos. Esta es la pequeña república, la base de la democracia, la génesis del sistema político que vivimos y que debe fortalecerse.
Esta elección no es asunto solo de sentimientos o de corazonadas, de impulsos o de simpatías, es sobre todo una elección de razones, de perspectivas, de consolidar la democracia y el desarrollo. Esta elección tratará de nuestro lugar de habitación, de nuestras casas y de nuestro transporte, de nuestros puestos de trabajo, de nuestros servicios cotidianos, de la limpieza de nuestra ciudad, de su organización, de su seguridad y policía, del mantenimiento de las calles de nuestro barrio.
Esta elección es asunto serio, personal, racional y de consecuencia. Los ciudadanos no pueden dejar de ir a votar en masa. Hay que escoger con mucho cuidado a los mejores, a los más hábiles y preparados, a los que van a ayudarnos a construir nuestro cantón.
En el pasado la elección de alcaldes ha sido muy poco concurrida y los votos han sido pocos. La elección carece para los electores del interés de las elecciones nacionales de presidente y diputados. Lo que es cierto es que el impacto de la elección de alcaldes y de autoridades en nuestra comunidad va a tener un tremendo impacto en nuestras vidas y en nuestros negocios. Hay que votar por nuestro porvenir y no en conformismo dejar de votar porque si no votamos “nada pasa y qué pereza”...
La construcción de un país próspero, organizado y justo comienza por la base que es el cantón y sus distritos. La elección de las autoridades a ese nivel, junto a la elección de los alcaldes resulta indispensable para erigir un mejor país. Sin bases organizadas y sanas es virtualmente imposible construir el andamiaje nacional adecuado.
Todos a votar sin falta. Esta elección es fundamental para el desarrollo de la democracia y de la institucionalidad, del gobierno local y el progreso de nuestras comunidades. No votar, ausentarnos, dejar que otros decidan por nosotros puede ser de implicaciones y consecuencias terriblemente negativas.
Costa Rica espera que cada costarricense cumpla con su deber.


[email protected]