Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



NACIONALES


Nuevo tratamiento garantiza cura a Hepatitis C

Grettel Prendas [email protected] | Lunes 07 diciembre, 2015

La Hepatitis C es la que alcanza la etapa más crónica y la persona tarda muchos años en darse cuenta por ser asintomática, dijo el doctor Moisés Diago, experto en hepatología del Hospital Universitario de Valencia. Gerson Vargas/La República


Con la garantía de curar la Hepatitis C, una enfermedad altamente peligrosa que constituye la principal causa de muerte por infección en el mundo, a partir de enero próximo será comercializado en el país, el primer tratamiento oral libre de interferón.
Se trata de Viekira Pak, un comprimido antiviral de acción directa de la multinacional biofarmacéutica AbbVie, cuyas tasas de respuesta son de hasta un 99% en pacientes con bajo o alto grado de avance de la enfermedad.
“Con esta novedad estamos decididos a hacer un aporte significativo para abordar la carga de esta enfermedad tan diseminada”, dijo Marianella González, directora médica para AbbVie Centroamérica.
La Hepatitis C se transmite a través del uso no controlado de jeringas, sangre y productos sanguíneos, y esterilización inadecuada de equipos médicos, y es cinco veces más contagiosa que el sida.
En Costa Rica, entre 60 mil y 80 mil individuos viven con el virus sin saberlo, ya que no presenta síntoma alguno.
La infección ataca al hígado hasta convertirlo en un órgano duro y fibroso. Su periodo de desarrollo se extiende hasta por 50 años, acortando la vida de la persona al provocar cirrosis y cáncer hepático en su fase más crónica.
La enfermedad fue detectada por primera vez en 1989 y un año después comenzaron las medidas de prevención en los bancos de sangre, tales como el uso de agujas desechables.
Viekira Pak presenta la ventaja de no incluir interferón en sus componentes. El inyectable, que era el tratamiento utilizado anteriormente, no garantiza la cura a la enfermedad y además presenta muchos efectos adversos.
“Es una combinación de tres antivirales directos. Tenemos las armas pero lógicamente si no se aplican no tiene ningún efecto. El grave problema que hay en la mayoría de países es que se ha conseguido un avión supersónico pero si los pasajeros no se suben no vamos a conseguir nada”, dijo Moisés Diago, experto en hepatología del Hospital Universitario de Valencia.