Nuevo Presidente “amarrado” a Laura
Enviar

Mitad del presupuesto se habrá gastado cuando asuma

Nuevo Presidente “amarrado” a Laura

Ganador solo podrá administrar durante primer año

201401222229340.n2.jpg
Sin importar quién gane las elecciones el domingo 2 de febrero, las decisiones del nuevo Presidente estarán amarradas durante el primer año de gobierno a lo hecho por Laura Chinchilla antes de dejar el cargo.
Durante los últimos cuatro meses de gestión, Chinchilla y su equipo de trabajo tomarán una serie de decisiones, como son la puesta en práctica del plan macroeconómico y la ejecución de la mitad del presupuesto nacional.

Por esta razón, varios de los principales aspirantes a la silla presidencial, han planteado la necesidad de hacer cambios en el sistema político para que los nuevos mandatarios no estén amarrados de manos durante los primeros 12 meses de gestión.
Al asumir el cargo a la mitad del año, el nuevo Presidente tiene poco margen de acción para impulsar sus iniciativas.
De esta forma, solo le queda la opción de administrar y preparar sus planes para ejecutarlos al iniciar 2015.
El problema se agrava porque durante el primer año de gestión, los nuevos jefes de Estado gozan del beneficio de la duda, lo que les da el capital político necesario para tomar decisiones complejas como podría ser la aprobación de un plan fiscal.
Después de ese lapso, las críticas de la oposición y de los votantes en general, empiezan a afectar su trabajo.
“Ese es uno de los temas que han señalado los notables y los candidatos desde hace mucho tiempo, ya que los primeros seis meses de trabajo son fundamentales para los nuevos presidentes y la verdad es que actualmente durante ese tiempo, ellos tienen poco control de lo que sucede”, explica Claudio Alpízar, analista político y columnista de LA REPÚBLICA.
Además del presupuesto de la República y el plan macroeconómico, hay otras decisiones importantes que dejará Laura Chinchilla a su sucesor sin que este pueda modificarlas.
Ese es el caso de las sesiones extraordinarias de la Asamblea Legislativa.
Durante ese período que se extiende desde diciembre hasta abril, el Presidente define los temas que discutirán los diputados por cinco meses.
Es así como los legisladores se concentran en los planes del Poder Ejecutivo y no en sus propias iniciativas.
No obstante, el nuevo gobernante solo podrá aprovechar las sesiones extraordinarias hasta diciembre del 2014.
Varios de los aspirantes han detectado ese problema y por eso propician un cambio en la Constitución Política.
Uno de ellos es Johnny Araya, candidato del PLN, quien considera que las sesiones extraordinarias que favorecen al Poder Ejecutivo deben iniciarse una vez que el nuevo gobernante asume el poder y no hasta medio año después.
“Creemos que es necesario hacer cierto tipo de cambios para favorecer la gobernabilidad, uno de ellos es darle músculo al Poder Ejecutivo al principio para aprovechar la legitimidad con la que el candidato llega a la Presidencia”, destaca Araya.
No obstante, este problema afecta más si el nuevo gobernante proviene de la oposición.
El impacto por el cambio de gobierno sería menor o nulo en la eventualidad de que Araya sea el ganador de la contienda, explica Francisco Barahona, analista político.
La razón es a que el aspirante verdiblanco ha influido de una u otra forma en las decisiones de la mandataria.
Al ser los dos del mismo partido, las conversaciones entre ellos son más fluidas.
Por ejemplo, recientemente, Araya fue el único candidato consultado por el Ministerio de Hacienda en el marco de la discusión fiscal.
201401222229340.n22.jpg
“El calificativo de amarrado no me gusta cuando se refiere a Johnny, pues el presupuesto lo armó el PLN pensando en lo que él desea. También fue el único candidato que tuvo participación en la propuesta fiscal que impulsa la Presidenta. La única forma de que haya desconexión entre el nuevo gobierno y las decisiones que ha tomado Laura es que gane la oposición la Presidencia”, concluye Barahona.
Por otra parte, Barahona considera que los nuevos presidentes podrían hacer modificaciones extraordinarias al Presupuesto.
Esto, con el objetivo de impulsar a su conveniencia los proyectos que deseen.
En estos momentos, la Presidencia está siendo disputada por 13 candidatos. De ellos, Araya, José María Villalta del Frente Amplio y Otto Guevara del Libertario tienen las mayores opciones.


Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

 

 


Ver comentarios