Enviar
Jueves 8 Mayo, 2014

La miope obsesión de un centro cívico improvisado en medio de un poco del patrimonio histórico remanente, solo tiene comparación con el fracaso del Barrio Chino


Nuevo edificio para la Asamblea Legislativa

No me voy a referir en este artículo al idóneo proyecto ganador del concurso efectuado para este propósito ni a los demás, igualmente idóneos proyectos, que participaron en este concurso, pues todos cumplen con creces los requisitos que les fueron solicitados para su desarrollo.
No obstante, me voy a referir a dos de las condicionantes impuestas a los arquitectos participantes de este concurso y que se salen de la responsabilidad de estos profesionales, los cuales son, EL IRRESPETO A LAS EDIFICACIONES PATRIMONIALES Y LA LOCALIZACIÓN DEL PROYECTO.
La ciudad de San José no es y nunca ha sido una ciudad modelo. Una aldea que se convirtió en la segunda capital de un pequeño país muy diferente al resto de países latinoamericanos por razones de todos conocidas.
“Una aldea alrededor de un Teatro de Ópera” con gran acierto la describió alguien el siglo antepasado. Lo cual nos da una idea de su humilde origen cuyas características no podemos definir dentro de ningún estilo arquitectónico, excepto el trazo urbano de cuadrantes, herencia de la colonia y los poquísimos hitos urbano arquitectónicos, con gran celo protegidos por el Ministerio de Cultura y por la oficina de Patrimonio Nacional, afortunadamente.
La miope obsesión de consolidar un centro cívico improvisado en medio de un poco del patrimonio histórico remanente, solo tiene comparación con el fracaso del Barrio Chino, que borró un hito establecido hace muchos años, el Paseo de los Estudiantes y la localización del Nuevo Estadio Nacional en el Parque de la Sabana, el pulmón de San José. Craso error solo comparable con la hipotética edificación del estadio de los Yanquis de Nueva York en el Parque Central de Manhattan.
Evitable error de fácil solución mediante la escogencia de una propiedad como la finca La Verbena, entre otras, a solo cinco minutos de la Sabana por la radial de Calle Morenos (comparable propiedad de gran potencial por su cercanía, extensión, localización, vocación para el deporte y beneficio social).
La localización de un proyecto arquitectónico es la primera condicionante que se debe acatar en cualquier edificación. Es tan importante este requisito, que se impone como la primera consulta al arquitecto y/o urbanista escogido para desarrollar el determinado proyecto.
Acción que los inversionistas de experiencia siempre anteponen en base a su conocimiento, pues de ello depende, en muchos casos, el éxito o el fracaso de la inversión económica.
De hecho, existen antecedentes relacionados con el Centro Cívico pues en la administración del presidente Daniel Oduber Quirós (1974-1978), se elaboró un anteproyecto “periférico” para este fin, con el propósito de dar mayor accesibilidad a los usuarios de estas dependencias gubernamentales con el descongestionamiento vial correspondiente, a pesar de que para esa época el caos vial de la capital no era lo que es hoy en día y el anillo periférico, como en la actualidad, no funcionaba ni funcionará nunca sin la correspondiente ampliación de más carriles y puentes, además de las correspondientes vías radiales.
Un ejemplo más de la ausencia de planificación integral y priorizada que sufre este país.

Manuel Gutiérrez R.

Decano Facultad de Arquitectura
UACA