Nuevo diseño para Congreso recibe aval de Contraloría
Enviar

La Contraloría ya dio el visto bueno al nuevo diseño del edificio legislativo.
Para el órgano fiscalizador no es necesario hacer un nuevo proceso de licitación pública, siempre y cuando la propuesta hecha se ajuste enteramente a los lineamientos del fideicomiso que firmó la Asamblea Legislativa con el BCR.
En ese sentido, el diseño del arquitecto Javier Salinas ya cuenta con el refrendo de la Contraloría.
“La Contraloría señala en la cláusula 5.3 del refrendo de este fideicomiso, que no hay ningún inconveniente en cuanto a la forma del edificio, siempre y cuando respete los lineamientos fundamentales del acuerdo, es decir, que no se cambie la naturaleza del inmueble para incluir espacios que no se requieren. Antes de dar a conocer el nuevo diseño, dejamos esto bien claro con el órgano fiscalizador”, dijo Karla Prendas, diputados del PLN.
Por otra parte, la legisladora minimizó las críticas de Otto Guevara, del Movimiento Libertario, y Gerardo Vargas, del Frente Amplio, quienes cuestionan el diseño y los $6 millones que recibirá Salinas por rescindir el primer contrato y hacer un nuevo proyecto sin que mediara una licitación pública, además de fiscalizar la obra y el anteproyecto.
Esto, porque si se hubiera roto el contrato, el proceso tendría que comenzar desde cero, implicando un mayor gasto y el atraso de la obra en unos cinco años más, mientras que con este plan, se pretende inaugurar el nuevo Congreso en 2018.
La construcción de la nueva sede de la Asamblea Legislativa se empezará a mediados de año.
El nuevo edificio estará ubicado en los terrenos de los antiguos apartamentos Lamm, es decir, al costado oeste del actual Plenario y tendrá un área de construcción de 50 mil metros cuadrados, un costo de ¢52 mil millones, contará con 17 pisos y albergará las oficinas de los diputados, el plenario legislativo, las comisiones, así como oficinas para las fracciones.
El anterior proyecto de edificio legislativo fue desechado porque la oficina de Patrimonio Histórico se opuso, ya que afectaba a los edificios patrimoniales de Casa Rosada, Colegio Sion y El Castillo Azul, asimismo, se contaminaba la vista para apreciar el Cuartel Bellavista.

 

 


Ver comentarios