Enviar
Nuevo capítulo en las relaciones entre EE.UU. y Honduras

El presidente de EE.UU., Barack Obama, y su colega hondureño, Porfirio Lobo, confirmaron ayer un “nuevo capítulo" en las relaciones entre sus dos países con un encuentro en la Casa Blanca en el que abordaron cuestiones como la seguridad ciudadana, la lucha contra el narcotráfico y los derechos humanos.
En unas breves declaraciones al comenzar la reunión en el Despacho Oval, Obama indicó que "en parte gracias a la presión internacional y en parte por el firme compromiso a la democracia y al liderazgo del presidente Lobo, lo que estamos viendo es el restablecimiento de las prácticas democráticas y un compromiso a la reconciliación que nos da gran esperanza".
Tras el golpe de Estado que vivió Honduras hace dos años, y la llegada al poder de Lobo en enero de 2010 tras unas elecciones democráticas, "hoy (ayer) comienza un nuevo capítulo en la relación entre nuestros dos pueblos", agregó el presidente estadounidense.
Se trataba de la primera ocasión en que ambos líderes se reúnen desde la investidura del mandatario centroamericano, si bien ambos habían coincidido ya en dos ocasiones durante la Asamblea General de la ONU.
Pese a todo "queda mucho por hacer", indicó Obama, quien destacó el interés de su país en colaborar para mejorar la seguridad en Honduras y toda Centroamérica y en materia de derechos humanos.
Centroamérica es la región más violenta del mundo fuera de zonas de guerra, según la ONU, que indica que Honduras es el lugar con más homicidios en América Central, con un índice de 58 víctimas mortales por cada 100.000 personas.
Por su parte, el presidente hondureño aseguró que desde su llegada al poder todas las acciones "se han encaminado a la reconciliación y la unidad de los hondureños" y la integración de todas las fuerzas políticas.
Lobo lanzó un llamamiento a Estados Unidos a aumentar su ayuda en materia de seguridad. El respeto a los derechos humanos es una "política de Estado" para Honduras y la ayuda de EE.UU. para la investigación policial ayudará a "determinar quiénes son los responsables de estas violaciones".
La reunión en el Despacho Oval se prolongó durante unos 45 minutos, según declaró a Efe el asesor para América Latina en la Casa Blanca, Dan Restrepo, presente en el encuentro.
La conversación bilateral, según explicó Restrepo, se enfocó en particular en el papel de Lobo en la restauración del orden democrático, los derechos humanos y la seguridad ciudadana.
Si Obama resaltó la labor del presidente hondureño, este le agradeció a su vez el papel que jugó EE.UU. al apoyar siempre una solución hondureña a la crisis tras el golpe de Estado, indicó el alto uncionario.
En la conversación, según explicó Restrepo, los dos líderes también repasaron los esfuerzos de EE.UU. para ayudar a los países del llamado "triángulo norte" centroamericano -Honduras, Guatemala y El Salvador- y crear instituciones que permitan hacer frente a la lacra del narcotráfico.

Washington /EFE

Ver comentarios