Enviar
Costa Rica es de los pocos países del mundo que no incluyen impuesto de salida en el boleto
Nuevo aeropuerto, ¿mismas filas?
Turistas y ejecutivos son los grandes afectados por tener que hacer larga espera
Nuevas instalaciones del Juan Santamaría se entregarán el 28 de este mes

La pronta apertura de las nuevas áreas del aeropuerto Juan Santamaría no acabará con las angustias que sufren los viajeros, pues las filas para conseguir el impuesto de salida del país seguirían siendo la última imagen que se llevarán de Costa Rica.
La desazón que sufren los pasajeros para realizar ese pago de $26, se solucionaría fácilmente, con solo incluir el monto en el costo del boleto aéreo.
No obstante, el Banco Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito), que actualmente cobra el impuesto, rehúsa permitir que se agilice el proceso.
Costa Rica es uno de los pocos países del mundo que siguen utilizando este sistema anticuado.
Los grandes afectados son los viajeros frecuentes, principalmente turistas y ejecutivos, pues se les condena a hacer filas a veces sumamente largas que les demanda hasta ocho minutos, según constató un equipo de LA REPUBLICA en una visita realizada la semana anterior.
En el caso de los extranjeros, algunos ni siquiera saben que existe este requisito, y si no llevan tarjeta de crédito o suficiente efectivo, podría ser un gran problema.
El mecanismo de cobro debe ser revisado, planteó Juan Carlos Ramos, presidente de la Cámara Nacional de Turismo, quien justificó la urgencia de agilizar los procesos para poder reducir los tiempos de espera en el aeropuerto y así evitar disconformidad de los turistas.
Tanto las aerolíneas como el Ministerio de Hacienda coinciden en que el modelo de cobro del impuesto nacional es atrasado. Asombra el hecho de que Hacienda está dispuesto a trasladar la recaudación a las compañías aéreas y estas, a su vez, a realizar el cobro y reintegrárselo al erario, pero el problema subsiste.
Sin embargo, para hacer el cambio sería necesario encontrar una salida legal, que no requiera ir al Congreso, ya que la ley que creó el gravamen no incluyó a las compañías aéreas entre los sujetos autorizados para realizar la recaudación.
El principal inconveniente que le ven las líneas aéreas al mecanismo de cobro actual es que les limita la posibilidad de ofrecer a sus clientes algunos servicios para agilizar los trámites, “como el autochequeo, por ejemplo”, destaca Mario Zamora, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA).
Los atrasos que sufren visitantes y nacionales por las filas para pagar el impuesto de salida son del conocimiento de las autoridades de Hacienda, pero estas se defienden al asegurar que el mecanismo de cobro vigente no fue sugerido por ellas.
“El proyecto que dio origen al cobro, estipulaba que el tributo se pagaría con cada boleto de avión; no obstante, en la Asamblea Legislativa aprobaron el procedimiento actual”, afirmó Loretta Rodríguez, viceministra de Ingresos, del Ministerio de Hacienda.
Otro interesado en que se adopte el modelo universal de trasladar el cobro al boleto de avión es Carlos Plass, director ejecutivo de Aeris Holding Costa Rica, empresa que opera el Juan Santamaría.
“Debe modernizarse ese sistema de cobro a la brevedad ya que simplifica, acorta y mejora la experiencia de viaje a millones de pasajeros; Europa, Norteamérica, Asia, Sudamérica y la mayoría de los países de Centroamérica y el Caribe lo hicieron hace muchos años. No hay impedimento tecnológico para modernizar”, destacó Plass.
Mediciones realizadas por Aeris revelan que el tiempo que les demanda a los turistas pagar el impuesto de salida es de hasta ocho minutos, en horas pico.
“A nivel individual puede parecer poco, pero si uno hace los números, a nivel agregado son cientos de horas diarias perdidas innecesariamente”, destacó Plass.
Bancrédito sin embargo insiste en que no existen razones de peso que indiquen que el sistema es ineficiente, de acuerdo con lo expresado por Arnoldo Trejos, subgerente Comercial del Banco.
“Aeris hace revisiones mensuales de los tiempos de atención en cada uno de los servicios ofrecidos dentro del aeropuerto; siempre, los tiempos en fila y de atención en el pago de impuestos son los menores, comparados con las filas en los counters de las aerolíneas y migración”, justificó Trejos.
No obstante, ALA y Hacienda analizan las herramientas legales para trasladar a las aerolíneas el cobro de los $26 de gravamen para abandonar el país.
Para poner eso en marcha se requiere el compromiso de las compañías aéreas de asumir esa recaudación y trasladarla al erario, dado que la ley no las obliga a incluir el impuesto en el boleto.
“La mayoría de las aerolíneas ya lo solicitaron formalmente y se está confeccionando un convenio para regular la situación. En su momento, se informaría cuáles compañías han sido autorizadas mediante la publicación de una resolución general”, afirmó Rodríguez.
De llegarse a un acuerdo sería hasta el segundo semestre del año cuando se iniciaría el nuevo sistema de cobro.








 

Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios