Enviar
Nuevo sismo en tasas sacude carteras de crédito

El alza en los intereses locales podría generar un aumento en la morosidad de los créditos otorgados por las entidades financieras

Betzi Villalobos
[email protected]


Un nuevo movimiento al alza en las tasas de interés ha puesto a mover los planes de contingencia de los diferentes bancos comerciales del país.
Entidades como los bancos Nacional y de Costa Rica anunciaron que disminuirán sus colocaciones de créditos, mientras que otras instituciones financieras se mantienen atentas ante una eventual réplica sobre las tasas que genere un mayor cambio en sus estrategias.
Varios economistas han comentado que los impactos de un costo más alto del dinero podrían ser fuertes y que la morosidad de las carteras podría aumentar en los próximos meses.
No obstante, las entidades bancarias son optimistas y esperan que los movimientos no afecten los créditos ya otorgados.
El problema radica en que las variables económicas han empezado a moverse con gran fuerza.
Primero, el tipo de cambio empezó a despegarse de la banda inferior, lo que generó que los deudores de créditos en dólares empezaran a pagar una factura de al menos ¢20 más por cada dólar que adeudan.
Adicionalmente, un par de semanas atrás las tasas que pagan las inversiones en Central Directo aumentaron un punto porcentual, y a esto se unió el último movimiento de la tasa de política monetaria del Banco Central, que pasó del 3,25% al 7,61% (tasa neta del 7%).
A través de esta tasa la autoridad monetaria busca controlar la inflación enviando señales al mercado.
Sin lugar a dudas, esto ha hecho que el mercado abra sus ojos y empiece a cuestionarse si la cantidad de créditos que se han otorgado en el país, afectados por este nuevo escenario, podrían empezar a traer consecuencias negativas.
“Existe una correlación clara entre tasas de interés y morosidad, así que habrá una alta probabilidad de ver algún deterioro en los créditos ya colocados; es decir, mayores niveles de morosidad en las carteras, sin que ello implique que sean niveles inmanejables o muy severos”, afirmó Bernardo Alfaro, subgerente general de Riesgos del Banco Nacional.
El problema con los créditos en colones es que si las tasas empiezan a subir y como consecuencia también se da un aumento en la cuota que debe pagar el deudor, puede generarle problemas para hacer frente a las nuevas condiciones de pago, de acuerdo con economistas y voceros de bancos consultados.
“Siempre un incremento en las tasas es peligroso ya que una parte de los clientes puede perder la capacidad de pago de sus cuotas y la cartera actual puede incrementar su impago. No obstante, esto depende del tipo de clientes que cada banco posea en sus carteras y las condiciones en que fueron otorgadas”, afirmó Milagro Hernández, coordinadora del proceso de crédito del Banco Popular.
Con esta opinión coincide Guillermo Quesada, gerente general de Bancrédito, quien agregó que “el peligro que pueda generar el aumento en las tasas dependerá de la magnitud de los ajustes de las mismas y de cuán fuerte sea el impacto sobre los deudores”.
Ante este panorama, las entidades bancarias comienzan a dar sus recomendaciones a los deudores.
Aconsejan, en primer lugar, tener claras las condiciones en las que el crédito fue pactado y analizar cómo se puede ver afectado con los movimientos que se están observando en las tasas de interés y el tipo de cambio.
“Es importante que los clientes estén atentos a esas variaciones y, de ser necesario, buscar opciones de readecuaciones o arreglos de pago con la entidad bancaria antes de verse envuelto en un cobro judicial y afectar su historial”, afirmó Hernández.
Recomiendan además preguntarse si el ingreso que posee actualmente puede afrontar un mayor nivel de tasas de interés, cuánto puede subir la tasa sin afectar el presupuesto de gastos de la persona y qué expensas pueden sacrificarse en caso de un movimiento mayor en las tasas.



Ver comentarios