Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



GLOBAL


Nuevo paquete de estímulo fiscal gana bríos

| Martes 21 octubre, 2008



Presidente de la Reserva Federal anunció apoyo a plan
Nuevo paquete de estímulo fiscal gana bríos

Wall Street respondió a comentarios de Bernanke con una subida de casi 4,7% en el Índice Dow Jones

Washington
EFE

El proyecto de dar una nueva dosis de oxígeno a la economía estadounidense con otro plan de estímulo fiscal ganó ayer fuerza con el apoyo de Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal (Fed), y la actitud “abierta” de la Casa Blanca.
El jefe del banco central estadounidense dio su respaldo por primera vez a un nuevo paquete de gasto, en un momento en que la economía pasa por una ralentización “grave”.
“Con la probabilidad de que la economía siga débil por varios trimestres y un cierto riesgo de una desaceleración prolongada, parece apropiado que el Congreso considere un paquete fiscal en esta coyuntura”, señaló Bernanke ante el Comité Presupuestario de la Cámara de Representantes.
Su declaración supone un respaldo clave para los demócratas, que presionan para que el Gobierno dé un segundo empujón fiscal a la economía.
La bolsa de Nueva York respondió a los comentarios de Bernanke con una subida de casi el 4,7% en el Índice Dow Jones al final del día.
George W. Bush, presidente de Estados Unidos, por su parte, está “abierto” a la posibilidad de un segundo paquete de apoyo a la economía, aunque se encuentra a la espera de las medidas específicas que incluirá el Congreso, informó ayer su portavoz, Dana Perino.
La Casa Blanca se opuso en septiembre a un programa de gasto fiscal extraordinario de $61 mil millones aprobado por la cámara baja, pero que no llegó a ver la luz del día por el rechazo del Senado.
La declaración de ayer del jefe de la Fed ha dado alas a los demócratas.
Bernanke “ha añadido su voz al coro de economistas, expertos y políticos que insisten en que Estados Unidos necesita un paquete de rescate que cree empleos”, indicó en un comunicado Nancy Pelosi, la presidenta de la cámara baja.
El nuevo proyecto de ley, que será abordado tras las elecciones del 4 de noviembre, propone gastar $150 mil millones en rebajas tributarias temporales, infraestructuras y ayuda para los gobiernos estatales, los pobres y los desempleados.
El titular de la Reserva Fedenral señaló que el plan no solo debería fomentar el consumo, sino también contrarrestar “la contracción extraordinaria del crédito”, la cual, a su juicio, puede prorrogar la recuperación económica.
El plan de estímulo se añadiría a una larga lista de acciones públicas para combatir la crisis económica.
Un ámbito es la política monetaria y, en ese sentido, Bernanke pareció apuntar a una nueva rebaja de los intereses la próxima semana, al indicar que la caída reciente de los precios de las materias primas y la desaceleración económica “deberían reducir la inflación”.
Otra esfera de acción es el apoyo directo a los bancos. El Gobierno divulgó ayer los detalles del plan para la compra de acciones de entidades financieras por valor de $250 mil millones, como forma de darles capital fresco.
Los bancos tendrán hasta el 14 de noviembre para presentar su solicitud de participar en el programa, que comprará entre un 1 y un 3% de sus activos.
En un comunicado conjunto, el banco central y las otras agencias reguladoras estadounidenses instaron a las instituciones financieras del país a aceptar la entrada del Gobierno en su capital.
Ya han anunciado su participación nueve entidades grandes del país, mientras que “un grupo amplio de bancos de todo tamaño” ha dado muestras de interés, dijo ayer en una rueda de prensa el secretario del Tesoro, Henry Paulson.
“Esta es una inversión, no un gasto, y no hay razón para creer que este programa le costará nada a los contribuyentes”, sostuvo Paulson, quien detalló que el erario público recibirá “una rentabilidad razonable” por sus acciones.
El dinero vendrá del fondo de $700 mil millones aprobado por el Congreso para restablecer la normalidad en los mercados financieros y que incluirá la compra de deuda de mala calidad de los bancos, la cual -según los expertos- será menos rentable para el contribuyente que la compra de acciones.
Aun así, Bush dijo ayer en una mesa redonda con pequeños empresarios en Alexandria (Luisiana) que se recuperará “la mayor parte” del dinero público, “porque el Gobierno lo que está haciendo en realidad es una inversión”.


Optimismo contagioso

El optimismo de los mercados bursátiles internacionales cundió ayer en la bolsa de Sao Paulo, que se recuperó parcialmente de los últimos sobresaltos y cerró con un avance del 8,36% y su índice Ibovespa en los 39.441 puntos.
El Ibovespa sumó ayer 3.042 enteros al calor de la remontada de dos de sus “buques” insignia, la petrolera estatal Petrobras y la compañía minera Vale, que remontaron vuelo después de semanas de constantes descapitalizaciones, gracias a la mejora del precio de las materias primas.
Vale registró un alza del 13,29% en sus papeles ordinarios y del 12,69% en los preferenciales, que fueron los más importantes de la sesión.
Mientras, Petrobras recuperó el 10,43% en sus títulos preferenciales, los más negociados de la jornada, impulsada por la intención de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de reducir la producción de crudo para hacer subir su precio.
Entre los papeles de ambas compañías se movió el 41,67% del volumen negociado en la plaza.
No obstante, las órdenes de compra fueron generalizadas en el parqué paulistano y 63 de los 66 títulos que componen el selectivo terminaron con signo positivo, debido también a la influencia de Wall Street y otros mercados internacionales.