Nueva tecnología nuclear bajaría a un tercio costos actuales de energía
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República
Enviar

Un ex director científico de una de las mayores compañías de bienes de consumo del mundo dice que puede hacer que la energía nuclear sea más económica y más segura. Solo necesita $30 millones para demostrarlo.

Después de trabajar durante 25 años en Unilever, Ian Scott interrumpió en el 2013 su retiro para fundar Moltex Energy. Tres años después, el bioquímico dice que presentará un diseño de reactor atómico que produce más energía por menos dinero que las unidades estándar de agua a presión, como las planificadas en Hinkley Point en Somerset, Inglaterra.



“El Reactor de Sal Estable es una tecnología desarrollada por el Reino Unido que puede generar electricidad a un tercio del precio de mercado de la planta Hinkley-C”, dijo Scott en una entrevista en la oficina de Bloomberg en Londres. “Puede almacenar energía a escala de la red -favoreciendo el despliegue adicional de energías renovables- y puede funcionar con los desechos nucleares existentes del país”.

Las tecnologías nucleares y las renovables son piezas del mismo rompecabezas necesario para mitigar el calentamiento global, dijo Scott, de 64 años. La tecnología de su compañía, el Reactor de Sal Estable, podría cambiar radicalmente la economía de la energía nuclear y desplegarse lo suficientemente rápido para ayudar a evitar un cambio climático catastrófico.

Visión atómica

Tras dejar Unilever, donde llegó a ser uno de sus científicos principales, Scott ha recorrido el mundo mostrando su visión sobre la energía nuclear. Se ha codeado con ejecutivos de Silicon Valley, ha explicado sus cálculos a científicos nucleares chinos e indios y ha convencido al gobierno del Reino Unido a preseleccionar su empresa para un posible contrato.

“Estoy haciendo esto en parte para salvar al mundo”, dijo. “No volví del retiro para ganar un montón de dinero”.

Scott estima que con $30 millones podrá darle a su diseño el tiempo necesario para ganar la primera fase de la aprobación regulatoria. El reactor de Moltex se basa en las tecnologías de sal fundida desarrolladas en el Laboratorio Nacional Oak Ridge de Estados Unidos, abandonadas porque no pudieron ser utilizadas con fines militares.

A diferencia de los reactores convencionales, la unidad de Moltex no necesita un tanque de contención de alta presión. Esto hace que su construcción sea mucho más simple y más barata, según Jon Brooking, gerente técnico de WS Atkins, que calculó que algunos de los costos de capital de la construcción de la planta estarían en el rango de 909 libras esterlinas ($1.200) a 2.515 libras por cada kilovatio de capacidad, con un costo probable de 1.414 libras.

A partir de esos datos, Moltex estimó que su reactor de sal estable podría generar energía a un costo nivelado de 29 libras por megavatio-hora, menos de un tercio de las 125 libras por megavatio-hora que costará en la nueva planta de Électricité de France en Hinkley Point, según datos recopilados por Bloomberg New Energy Finance.


Ver comentarios