Nueva ruta a San Carlos apura el paso
El trayecto de 30 kilómetros se podrá recorrer en unos 25 minutos, explicó Mario Marín, gerente de Construcción de Sánchez Carvajal. Esteban Monge/La República
Enviar

Obras tienen un 75% de avance

Nueva ruta a San Carlos apura el paso

Empresa inició colocación de asfalto

Este mes empezaron las obras de asfaltado de la vía en el sector de La Abundancia, muy cerca de Ciudad Quesada, según comprobó un equipo de LA REPÚBLICA, este jueves.

201409182258080.n33.jpg
En otros sectores se avanza en la colocación de la base estabilizada, alcantarillado, muros de contención y conclusión de los puentes.

Si bien hay un avance del 75%, existen tres de los 30 kilómetros de ruta en los cuales no se han podido hacer siquiera los movimientos de tierra, debido a que el gobierno no concluye el proceso de expropiaciones.
Por esta razón, la carretera tomará 20 meses más de trabajo, reconoció el ingeniero Mario Marín, gerente de Construcción de la empresa Sánchez Carvajal, a cargo de la obra.
La nueva vía a San Carlos está diseñada con características que la diferencian de otras vías de montaña. Por ejemplo, es una vía de alta velocidad a cuatro carriles; los conductores recorrerían los 30 kilómetros en alrededor de 25 minutos.
Por esta razón, se tomaron en cuenta algunas medidas de seguridad, como barreras tipo “New Jersey” en el centro de la calzada, radios de curvatura de hasta 160 metros, carriles anchos que permiten mayor facilidad para adelantar, intersecciones y pasos a desnivel.
De esta forma, los conductores transitarán a una velocidad promedio de 70 kilómetros por hora, lo cual prácticamente duplica la de la actual ruta entre Naranjo y Ciudad Quesada.
La carretera pasa por una zona altamente lluviosa, por lo que para minimizar los peligros de deslizamientos y deslaves de la carretera, los ingenieros tomaron en cuenta algunas medidas, como la instalación de alcantarillas de gran tamaño, para dirigir las corrientes de agua hacia los ríos sin afectar la infraestructura.
En los muros de contención se instaló un sistema de tuberías y cunetas que permiten drenar el agua y así evitar la filtración del líquido en los cerros.
Entre los inconvenientes que presentará la carretera es que los puentes se mantendrán a dos carriles, pues su diseño y construcción se realizaron antes de que se decidiera ampliar la ruta a cuatro.
Tampoco se han concluido las expropiaciones para los sectores que unirán la vía con Florencia de San Carlos, al norte, y la autopista Bernardo Soto. Este último tramo es el más atrasado, y la preocupación de las organizaciones que promueven la construcción de la obra es que este paso no esté listo antes de dos años.
La obra lista permitirá acortar en 30 minutos el tiempo que toman los conductores en llegar a la zona norte, por una vía más segura y que se interconectará con la nueva ruta que se construye hacia el Atlántico, en el sector de Bajos de Chilamate.

201409182259230.n333.jpg

Rodrigo Díaz
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios