Enviar

Nueva herramienta para exportar

201503012325230.col1.jpg
Según datos de Procomer, en Costa Rica existen más de 2 mil empresas exportadoras, la mayor parte ellas (81%), corresponde a micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes).
Estas son compañías con menos de 100 empleados a quienes una garantía de pago serviría para animarse a crecer, a exportar más, de una manera segura y con un acompañamiento profesional.
Concientes de la necesidad de brindar una herramienta de apoyo a los exportadores, sector que genera más de 350 mil empleos de calidad, aplaudo la iniciativa del Banco de Costa Rica al ser el primero en lanzar una herramienta de factoreo de exportación, que permite a esas empresas contar con un servicio de pago anticipado de facturas por cobrar en diferentes países en el exterior.
Este servicio mitiga la tardanza del pago de las facturas de exportación evitando que la empresa sufra problemas de liquidez.
Cuando un empresario se anima a exportar asume una enorme tarea que además de producir con una excelente calidad, implica investigar el mercado al que va su producto, contactar un comprador, gestionar los permisos y logística para que llegue al destino y luego pedirle a Dios por que le paguen por su trabajo. Sin embargo, en ocasiones la fe no les alcanza y por ende desisten de incursionar en nuevos mercados por temor a perder el fruto de su trabajo.
Con una herramienta como esta, que ya existe en los mercados más sofisticados del mundo, se brinda financiamiento a la empresa, usando esas facturas como garantía, además de incluir el servicio de administración de cuentas por cobrar, la gestión de cobro y lo más importante es que le da una cobertura ante el incumplimiento de pago del comprador.
Para que este servicio realmente funcione se debe contar con respaldo a nivel internacional, el Banco de Costa Rica lo ha previsto y por eso es el primer banco en Costa Rica afiliado a la FCI (Factors Chain International), esto le permitirá una cobertura para el exportador nacional en prácticamente todos los mercados donde se ubiquen sus compradores. El exportador se hará acompañar de un socio comercial que le garantiza una gestión de cobro en el exterior de forma eficiente y eficaz al recibir el 100% del pago de sus facturas al vencimiento de las mismas.
Como el mercado nacional es pequeño y cada vez más productos y servicios deben vender en el exterior, este tipo de herramienta constituye un apoyo vital para generar un crecimiento ordenado, seguro y profesionaliza aún más el proceso exportador, donde los expertos en cada negocio —la empresa en la producción y venta y el banco en el financiamiento y cobro—, se enfocan en realizar de la mejor manera el trabajo.

Mónica Segnini
Empresa
[email protected]

Ver comentarios