Logo La República

Miércoles, 22 de mayo de 2019



FORO DE LECTORES


Nueva legislación fiscal y vivienda: Algunas aclaraciones

Francisco Áviles [email protected] | Jueves 04 abril, 2019

Francisco Aviles

Desde la aprobación en diciembre de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, que prevé la entrada en vigor el 1 de julio de este año del denominado Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA), se vienen generando dudas y numerosas especulaciones en torno a cómo afectará este tributo la compra y construcción de viviendas.

El primer punto que tiene que tener muy claro el comprador es que la compra de propiedades gravadas por el Impuesto sobre el Traspaso de Bienes Inmuebles no está sujeta al IVA. Por lo tanto, no existe ningún cambio en las compraventas de casas, apartamentos, lotes, oficinas o locales comerciales en lo que se refiere a los impuestos de traspaso y timbres, que seguirán siendo aproximadamente un 2,32% del valor de la transacción.

Existirá una pequeña diferencia al quedar gravados los honorarios notariales del traspaso con el 13% del IVA, lo cual supondrá en el peor de los casos un aumento del 0,27% de la transacción, siempre que esta se realice después del 30 de junio de 2019.

Ahora bien, con carácter general, los servicios de construcción, arquitectura, ingenieria y similares sí tendrán que repercutir el IVA a sus clientes a partir del 1 de julio de este año. No obstante, la Ley estableció un plazo de cuatro años de transición para estos servicios, plazo que solo podrán disfrutar los proyectos en construcción o bien que queden visados antes del 30 de setiembre de este año. Para estas construcciones el primer año no habrá que tributar por IVA, pero tributarán con el 4% el segundo año, 8% el tercero y 13% en el cuarto período.

Esta gradualidad supondrá un progresivo aumento del costo de la construcción a lo largo de los próximos meses. Según cálculos de la Cámara Costarricense de la Construcción, la afectación global llegará a ser de un 9% de incremento en el costo constructivo, el cual se trasladará, con toda seguridad, al precio de la vivienda.

En la práctica cotidiana, este nuevo impuesto puede no crear ningún impacto para los proyectos residenciales aprobados o en construcción. Para las personas que piensan construir en su propio lote o que pospongan la decisión de compra, el efecto del IVA podría ser muy elevado.

Por último, la nueva ley no afecta ningún otro impuesto de los considerados en la compra o posesión de una propiedad inmobiliaria: bienes inmuebles, impuesto solidario o impuestos territoriales.