Enviar
TENISTICO
Nuestros entrenadores pueden y deben mejorar

Ricardo Castro

El desarrollo del tenis costarricense debe verse desde varios ángulos: los jugadores, los entrenadores, los árbitros, las instalaciones, los dirigentes, el Estado y de las relaciones, vínculos y convenios internacionales.
Hasta ahora, hemos puesto a discusión los temas que se refieren al primer aspecto, los y las jugadoras. A su vez, hemos analizado su talento deportivo, el trabajo físico y la preparación mental.
Queremos ahora dar paso al tema de los entrenadores en Costa Rica. El nivel de entrenador lo otorga la Federación Internacional de Tenis (ITF) por medio de sus cursos de niveles 1, 2 y 3.
En nuestro país existen entrenadores con nivel 1 y 2. Vale la pena aclarar que el nivel 3 se creó hace dos años. Los cursos los imparten instructores de la ITF durante una semana y se examinan al final del curso con pruebas enviadas por la misma organización. Este nivel tiene una duración tres meses y se brinda una vez al año.
Los exámenes se realizan en inglés, lo que pone una barrera de entrada para nuestros entrenadores que normalmente no tienen dominio técnico de ese idioma.
Además, los entrenadores de Costa Rica no tienen experiencia como jugadores ATP o sea de jugadores profesionales, lo que, lógicamente, limita su potencial y en correspondencia restringe la capacidad para transmitir conocimientos a sus pupilos.
Hay otra limitante que se expresa en lo personal. Algunos de los entrenadores se conforman con haber logrado su título pero no se mantienen al día con las nuevas técnicas y formatos de juego.
Pero también, hay un grupo cercano a José Naranjo que se preocupa por mantenerse actualizado y en capacitación permanente a través de programas como USPTA que dirige el propio Naranjo.
El trabajo de los entrenadores ha venido de menos a más en nuestro país. La llegada de técnicos, como es el caso de Eduardo Jarolim que vive en el país hace casi una década, le ha traído gran beneficio al medio.
En años recientes se graduaron nuevos a través de tres cursos que se ofrecieron en las instalaciones del Country Club y del Tennis Club bajo la dirección de la Federación Costarricense de Tenis.
Desde esta columna invitamos a la actual FCT para que continúe procurando la excelencia del tenis y busque cómo hacer que algunos de nuestros entrenadores puedan lograr el nivel 3.
Ver comentarios