Enviar
Viernes 25 Noviembre, 2011

Nuestro futuro son los profesionales

Las bases de nuestra educación se encuentran en el pasado, no está mal aprender lo que nos identifica como costarricenses, pero no solo de la historia se crean los grandes profesionales.
Muchos países ya han tenido esa percepción y han cambiado, ahora lo primordial para ellos es que sus profesionales conozcan del pasado, pero que puedan resolver temas actuales así como los conflictos del futuro; con esto su país crece a grandes pasos.

Nuestro sistema educativo no ha hecho ese cambio, y por eso nos cuesta tanto tener más Franklin Chang, porque no pensamos en el futuro.
La educación ayuda al crecimiento económico y social, con esto el país crecerá con grandes avances, pero si continuamos en el pasado nos hundiremos en ese abismo de ignorancia del futuro.
La investigación en nuevos proyectos tecnológicos y de innovación, quedarán en un simple sueño para esta nación. Países como Singapur, Israel, Finlandia, entre otros, han tenido ese crecimiento porque han invertido en educación y han pensado en el futuro.
Estos son solo algunos ejemplos. Tenemos que mirar a los demás, compararnos y observar lo que hacemos mal, para no vivir en nuestra burbuja de ignorancia y creer que todo lo estamos haciendo bien.
Hace pocos días nos visitó Andrés Oppenheimer, gran escritor y periodista de reconocimiento mundial que escribió un libro llamado “Basta de Historias”, en el que estudia muchos países, algunos de ellos ya se han mencionado en el presente texto. En ese libro el señor Oppenheimer hace hincapié en que lo importante en el desarrollo de un país es la educación y cómo eso ha traído un avance a esas naciones.
Muchos países han tenido grandes cambios porque su sistema educativo fue revolucionado; ya no viven tanto del pasado sino que se preparan para el futuro. Estos países realizan grandes investigaciones y han innovado el mercado, tanto así que en su mayoría patentizan nuevos productos innovadores año con año, y no solo un producto sino cientos de ellos.
Siempre hemos dicho que nuestra educación es envidiable para los demás, pero si realmente nos comparamos con los mejores, nos damos cuenta de que no es así, nuestras universidades no aparecen ni entre las mejores 150 del mundo; esto da mucho que pensar, ahí es donde nos damos cuenta de que no lo estamos haciendo bien.
Si queremos que nuestro país crezca tanto social como económicamente, que disminuya la pobreza y se distribuya mejor la riqueza, hay que preparar mejores profesionales y de altos estándares, esta es la clave para lograrlo, invertir en mejor educación es nuestro futuro y un compromiso para el país.
Esto no quiere decir que debemos aumentar estrepitosamente los presupuestos en educación, sino que debemos realizar un cambio en nuestra forma de ver el futuro y crear profesionales que puedan dar un giro en nuestro crecimiento como país.

Hanzel Núñez Santamaría
Asesor en Comercio Exterior