Enviar
Lunes 21 Febrero, 2011

Nuestra propuesta ante la Reforma Fiscal

El impacto económico y social de la Reforma Fiscal en los trabajadores solidaristas es desproporcionado e inaceptable.
Representaría un incremento en el pago de impuestos del 156%. Más del 75% de los trabajadores que se verían afectados está por debajo del valor mínimo de la escala del salario del trabajo, por lo que no están sujetos a la renta del trabajo. O sea, la reforma ataca a los más pobres.

La Reforma Fiscal también reduciría la inversión social de las asociaciones solidaristas, en vivienda, educación, salud, bienestar comunal, con lo cual, los trabajadores de menores ingresos serían los más afectados.
Un esquema impositivo como el que se pretende con este proyecto, inevitablemente desincentivaría el ahorro a través de las organizaciones solidaristas y, en el mediano y largo plazo, implicaría una fuerte descapitalización del sector solidarista.
Además, instituciones vinculadas con el sector de los trabajadores, como lo es el Banco Popular y de Desarrollo Comunal, se verán también impactadas directamente por este proyecto, lo que implica que los trabajadores usuarios de los servicios financieros (muchos solidaristas tienen su dinero en este banco), que son trabajadores de menos ingresos, se verán también afectados.
Pero, ¿qué propone el Movimiento Solidarista como representante de 425 mil trabajadores? Consideramos que un planteamiento de reforma fiscal con semejantes alcances, se olvidó de muchos elementos importantes.
Primero: una revisión del sistema fiscal actual luego del cambio estructural que ha tenido la economía en los últimos 25 años. Segundo: La prioridad de mejorar la gestión pública. Hay muchos gastos superfluos, duplicación de funciones y desperdicio de recursos. Tercero: un mejoramiento en los procesos de cobro de impuestos para disminuir la evasión.
¿Cómo pretenden una Reforma Fiscal si hay un 65% de evasión fiscal? Es como echar agua en un barril con huecos. Cuarto: una revisión del Código de Procedimientos Tributarios para mejorar el cruce de información entre entidades. Quinto: expertos internacionales recientemente han señalado que el país podría recuperar el nivel de impuestos de años previos, cuando incluso mostramos superávits fiscales, pero que eso solamente se consigue con una adecuada recuperación de los niveles de la economía; en cuyo caso lo que hay que tener listo es un plan-país para aprovechar las oportunidades que la economía mundial pueda presentar. Ese plan-país no existe.
Ya es hora de pensar en la renta global, para que cada quien pague lo que debe pagar, para que los pobres no paguen y para que quienes tienen más, paguen más, pero esto no está pensado o estipulado en este paquetazo que es el Plan de Reforma Fiscal, que se ensaña contra la clase trabajadora, la clase media y los sectores más pobres de la población.

Camilo Rodríguez Chaverri
Director ejecutivo, Movimiento Solidarista Costarricense