Enviar

Este año el gobierno gastará $2 mil millones (¢1 billón) más de lo que le ingresa, tal como lo hizo el año pasado


Nuestra crisis tiene solución

El riesgo de caer en una crisis similar a la de Grecia o Italia amenaza a Costa Rica si no se actúa a tiempo para impedirlo.
Sin embargo, hay medidas para anticiparse al problema y evitar a todos la indeseable situación.
Un análisis de este medio hoy sugiere las formas de curarse en salud de una crisis de esa magnitud, porque están ya a la vista y se sienten los síntomas de la enfermedad.
La solución pasa por que haya un buen médico (gobierno) no solo con el conocimiento necesario sino con la voluntad de aplicar la medicina, aunque pueda resultar algo amarga en ciertos casos, pero que a la corta o a la larga es mejor que caer de lleno en la dolorosa crisis.
“El gasto del gobierno está poniendo a Costa Rica en el camino de Grecia”, dice el mencionado análisis. Es verdad. Es ese el problema y hay que remediarlo.
Sin embargo, por el momento lo que vemos es a una administración gastando cada año más dinero del que le ingresa.
Este año, el gobierno gastará $2 mil millones (¢1 billón) más de lo que gana, tal como lo hizo el año pasado.
“Un gobierno serio se ocuparía ya de esta situación insostenible”, dice el análisis. Gran verdad.
Cuanto más tiempo se deje avanzar el problema será peor. Si no se comienzan a tomar las medidas pertinentes ahora, tendrá que hacerlo el próximo gobierno.
El aumento del gasto cada año afecta negativamente todos los demás programas prioritarios de una administración, puesto que cada vez es mayor la suma que debemos amortizar a la deuda y sus intereses.
Un importante tema este que tiene que debatirse seriamente en este año de campaña política, a fin de que los costarricenses puedan pensar en elegir un futuro gobierno capaz y con ganas de enfrentar la crítica situación de la deuda externa.
La solución es clara. El gobierno debe encontrar la manera de cobrar bien los impuestos. “La mejor manera de hacerlo (aumentar los impuestos) es mediante la recaudación de dinero de miles de empresas, que nunca han sido auditadas”, señala nuestro análisis hoy.
Por otro lado hay una serie de medidas que aplicar al sector público. Los funcionarios del gobierno y de las entidades estatales deben ganar salarios razonables, de acuerdo con la situación actual del país.
Hay que estudiar también la duplicación de funciones en muchas de las instituciones, lo cual puede ayudar a utilizar recursos humanos hoy subutilizados, en otras dependencias que se quejan permanentemente de falta de suficiente personal.
Esto requeriría capacitaciones y adecuaciones diversas, pero puede ser parte de una eficiente reestructuración del Estado.
 

Ver comentarios