Enviar
Nubarrones oscurecen panorama económico europeo

Presidente del Banco Central Europeo niega a hacer comentarios respecto a una posible recesión


Eugenia Soto
[email protected]

La onda expansiva causada por la bomba que soltó el Banco Central Europeo con su recorte de proyecciones de crecimiento económico, azotó las bolsas de valores del Viejo Continente y provocó su mayor caída en las últimas siete semanas.
La economía de los países que integran la eurozona podría crecer entre 1,1% y 1,7% en 2008, según las nuevas previsiones del BCE. En junio pasado estas previsiones eran de entre 1,5% y 2,1%.
Jean Claude Trichet consideró que el crecimiento económico de la zona del euro se ha debilitado mucho, pero rehusó hacer comentarios respecto a una posible recesión de la economía, lo que técnicamente se define como dos trimestres seguidos de contracción.
“Estamos en una depresión pero no voy a comentar definiciones técnicas especiales de la situación. Veremos todos los cambios”, dijo Trichet.
Previamente, el consejo de gobierno del BCE decidió dejar inalterado el precio del dinero en el 4,25% debido a las presiones inflacionistas y pese al debilitamiento de la reactivación económica.
Además, el BCE revisó al alza sus pronósticos de inflación para este año y el próximo.
La entidad monetaria pronostica que la tasa de inflación se situará en 2008 en una horquilla entre el 3,4% y el 3,6%, por lo que aumenta la parte inferior del rango previsto en junio (3,2% y el 3,6%).
Según Trichet, la revisión a la baja del crecimiento y al alza de la inflación refleja “riesgos de aumentos de los precios de la energía y de los alimentos, que podrían lastrar el consumo y la inversión”.
La noticia del recorte derrumbó los índices accionarios en los 18 mercados bursátiles de Europa Occidental. El CAC40 de Francia perdió durante el jueves 3.2%, y el DAX alemán decreció 2.9%. Por su parte el FTSE 100 inglés cayó 2,5%.
El tipo de cambio del euro con respecto al dólar también resintió las malas noticias sobre el desempeño económico europeo. La moneda única europea cayó a un nuevo valor mínimo del año, en $1,4323.


Ver comentarios