Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 13 Octubre, 2016

Lo de los Gigantes más parece ciencia ficción

Estamos en octubre, el mes del deporte rey.

Quienes seguimos con pasión el béisbol de las Grandes Ligas nos hemos deleitado con unos juegos espectaculares, dramáticos, a corazón abierto en los playoffs.

Duelos de pitcheo; jonrones decisivos; barridas en las series divisionales de la Liga Americana y el juegazo del lunes por la noche entre los Gigantes y los Cachorros.

Contra las cuerdas, a una derrota de quedar eliminados, los Gigantes acudieron a su lanzador estrella Madison Bumgarner, invicto en octubre.

El juego comenzó con el incomprensible escenario de ver a un Jake Arrieta conectando un cuadrangular de tres carreras al mismísimo Bumgarner —el primer cuadrangular que Bumgarner le permite a un lanzador en toda su carrera—. Y terminó con Joe Panik convirtiéndose en el segundo intermedista en la historia en conectar un hit para dejar tendido al rival en un juego de eliminación desde (¿quién más?) Bill Mazeroski.

En medio de eso, un rescate perdido a Aroldis Chapman; un sorprendente cuadrangular de dos carreras en la novena entrada por Kris Bryant de los Cachorros y otro batazo, increíble y salido de la nada por Conor Gillaspie, un triple en la octava entrada ante una recta de humo de 101 mph de Chapman.

Triunfaron los Gigantes 6-5 y saben qué...

Diez veces en las últimas tres apariciones en octubre, los Gigantes se han encaminado a seis estadios diferentes sabiendo que una derrota terminaría con su temporada.

Y las diez ocasiones triunfaron.

El pasado lunes ellos estuvieron abajo. Ellos estuvieron arriba. Ellos estuvieron muertos. Ellos dieron náuseas. Ellos estuvieron eufóricos. Y a veces, todo eso en una misma entrada.

Pero al final, ellos hicieron lo que siempre hacen en juegos como estos, es decir, hacer una vez más que lo imposible se vuelva no solo posible, sino prácticamente normal.

Lo que estos beisbolistas han experimentado, lo que han compartido, lo que han logrado, es casi tan difícil de comprender como en realidad haberlo hecho.

Ningún equipo de béisbol, antes de que ellos llegaran, ganó diez partidos consecutivos de eliminación en postemporada. Estos Gigantes de San Francisco, han hecho esto en apenas los últimos cuatro años.

¿Diez victorias consecutivas, en partidos en los que ganar era la única opción? Dígannos cómo eso es posible. En serio. ¿Cómo?