Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 16 septiembre, 2016


¡Suerte de campeón!

El Real Madrid apeló a su orgullo de rey de Europa y en siete minutos hizo lo que no pudo en 86; volcarse con buen fútbol sobre el marco del gran portero Rui Patrício y buscar por lo menos el empate, en su debut en nueva edición de Liga de Campeones en la que defiende la corona.

Perdía 1-0 desde el minuto 48 frente a un Sporting Lisboa que no se atrincheró en posiciones defensivas sino que jugó a la espera del error del rival para contraatacarlo con acierto, dado el buen manejo de la pelota de la mayoría de los integrantes de su cintura. En esta y abierto por el flanco izquierdo, se recostó Bryan Ruiz que sumó un partido muy discreto, sin mayores aportes creativos y una débil resistencia a los embates de Carvajal que se catapultó en la ofensiva merengue en el tramo final del juego sin mayores obstáculos de parte del capitán de la Sele.

El equipo de Zidane construyó un partido repleto de errores en la parte baja, mientras que en ataque se notó que las recientes lesiones de Benzema y Cristiano pesaron. Modric y Kroos no estuvieron finos, de manera que la Casa Blanca repuntó con los ingresos de Morata y James, artífices del embate final que les dio la victoria.

Una falta muy drástica señalada en contra de Ronaldo dio paso a la acción de tiro libre que el merengue dejó de forma espectacular en los cordeles de su compañero de selección Rui Patrício, doblegando sus puños pocos minutos después por un remate de cabeza fulminante de Morata.

Con el marcador empatado y a falta de seis minutos de acción, sumando la reposición, entró a la cancha Joel Campbell en lugar de Bryan Ruiz, únicamente a mirar más de cerca el derrumbe de su equipo, que tuvo al monarca contra las cuerdas, pero se le escapó un marcador histórico en cuestión de minutos.

La Champions League es una competencia hecha y diseñada para el Real Madrid; es su torneo favorito, lo ha conquistado en 11 ocasiones y sus hazañas desde los años 60 cuando monopolizó el título son innumerables. El pasado miércoles añadió una más al sacudirse de un resultado adverso y poner las cosas en su lugar en cuestión casi de segundos.

¡Pasta de campeón!