Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 13 Septiembre, 2016

La contundencia del Saprissa fue notoria.

Si bien es cierto y curiosamente, los morados arrancaron con una falta de penal a su favor, casi en el mismo minuto con que un día antes el Herediano fue favorecido en el Rosabal Cordero, luego de que se abrió la gotera arreció la tormenta y el agua se metió hasta la cocina en las residencias de Liberia y Carmelita respectivamente.

En nuestro campeonato las diferencias entre los tres grandes y el resto de la tropa en cuanto a la conformación de sus nóminas es notoria, de manera que cuesta sostener un 0-0 y si además, las confrontaciones entre chicos y grandes empiezan con una falta de penal, en ocasiones inexistente como la señalada a Carmelita y en otra sumamente rigurosa como la marcada a Liberia, los duelos se complican mucho más para los pequeños.

Exagerando la cosa, se podría señalar que en este par de partidos, tanto el campeón nacional como el Monstruo, lo iniciaron ganando 1-0 y si bien es cierto los de la ciudad blanca lo empataron inmediatamente con ese lindo gol de Jean Scott, todo se puso a punto para que florenses y morados montaran la fiesta.

El equipo de Carlos Watson luce sólido y solvente y lidera invicto todos los renglones del Invierno; suma piezas que están jugando a un altísimo nivel como Francisco Calvo, David Guzmán y Daniel Colindres, este último todo un dolor de cabeza hace rato para poder frenarlo. Don Carlos mueve muy bien el ajedrez de su nómina y la alterna y descansa con éxito.

El Team repite su fútbol abierto y ofensivo con una artillería de lujo mientras sana sus debilidades defensivas.

Santos es el nuevo intruso en competencia.

Calificamos como intruso a ese equipo que se atreve a romper la rutina de nuestro torneo y se mete en zona de clasificación, sacando de los cuatro primeros lugares a alguno de los tradicionales. En el cierre de la primera vuelta, mientras el cuadro de Johnny Chaves se enamoró de la victoria y se abrazó con ella, el de Jeaustin Campos se lanzó al precipicio, se quebró su retaguardia, permitió 10 goles en tres partidos y les entregó a los guapileños en bandeja un tercer lugar que el Cartaginés mantuvo en su poder muchas fechas de la ronda inicial.

Tremendo cierre del Santos que ahora tendrá que sostener en las once fechas que restan para ir a la cuadrangular final.