Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 19 Agosto, 2016

La eliminación del Team en Concachampions llegó de madrugada

 

La derrota del Herediano ante el Tigres de México fue un golpe letal a las aspiraciones de la gran familia del Team, de llegar lo más avanzado posible e incluso tratar de campeonizar en la Liga de Campeones de Concacaf.

Estábamos los costarricenses notificados de parte de Jafet Soto y de la tripleta de dirigentes que comanda la dirigencia del campeón nacional: Aquil Alí, Orlando Moreira y David Patey, que la inversión millonaria para nuestro medio que se hizo en el equipo, tenía como meta principal el buscar un gran papel en la llamada Concachampions, que catapultara al monarca al Mundial de Clubes, una obsesión que marca la ruta de los dirigentes no solo del Team, sino también de Saprissa y Alajuelense, los más habituales a campeonizar en nuestro certamen, ilusionados en repetir o mejorar la hazaña de Hernán Medford y sus discípulos morados en Tokio 2005.

Una semana le duró al Herediano esa ilusión; su empate en Panamá con Plaza Amador fue un paso en falso, porque muy temprano el campeón nacional quedó contra las cuerdas. Ese par de puntos dejados en la tierra del canal, le iban a hacer muchísima falta en el juego de vuelta en Monterrey, porque probablemente e igual que les ha sucedido a manudos y morados, viaja a México obligado a triunfar por las unidades perdidas en territorios centroamericanos o caribeños y eso le resulta fatal. Ha sido norma con escasas excepciones, que los clubes representantes de Costa Rica reciben entierro de primera clase por los clubes mexicanos.

En esta ocasión, lamentablemente el funeral se adelantó y el Herediano cae derrotado en su patio por un Tigres algo diezmado en su nómina estelar, pero lo suficientemente poderoso para tumbar a un Herediano al que se le puso el partido cuesta arriba después de que la visita abrió la cuenta en la madrugada de la segunda parte.

El empate que logró José Sánchez dio alegría efímera a las huestes rojiamarillas, que pronto vieron vulnerado su marco con la ventaja de los felinos y en el cierre del cotejo un 3-1 que le puso la cereza al pastel al gran equipo que comanda el “Tuca” Ferreti.

El fútbol costarricense a nivel de clubes tiene techo en esta Liga de Campeones; hasta esta competencia llegan y de ella no pasan. Saprissa fue aislada excepción. Los clubes mexicanos son muy superiores y solo queda reconocerlo.