Logo La República

Lunes, 28 de septiembre de 2020



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Sábado 01 diciembre, 2012


Los Yanquis de Nueva York volvieron a ser noticia, porque el mismo día que conservaron a su cerrador estrella Mariano Rivera, firmado por una temporada por $10 millones, perdieron a su receptor titular, Russell Martin.
Pudo haber sido peor, por supuesto, mucho peor. Pudieron haber perdido a Rivera y retenido a Martin.
Los Yanquis extrañarán el rendimiento de Martin en el plato, porque a pesar de la grandeza de Mariano, la verdad que su lugar fue bien llenado por Rafael Soriano.
Martin llegó a un acuerdo de dos años con los Piratas de Pittsburgh por $17 millones. A menos que los Yanquis hagan algo, y rápido, su lugar en la próxima temporada será ocupado por Stew Rominelli, una amalgama de tres receptores de reserva.
Como dijo Casey Stengel una vez: “Tienes que tener un receptor, o de lo contrario tendrás muchos passed balls”.
A partir de ahora, los Yanquis tienen tres receptores: Chris Stewart, la reserva de Martin en la pasada temporada, Francisco Cervelli, relegado a la Triple A y luego ascendido a receptor reservista en setiembre, y Austin Romine, que ni siquiera suma una temporada completa de Triple A.
Así la cosa, los Bombarderos tienen un montón de receptores, pero ni uno solo confiable de Grandes Ligas.
¿Cómo sucedió esto?
Bueno, comenzó cuando Martin y su agente, Matt Colleran, decidieron romper las negociaciones con los Yanquis, que se ofrecieron para romper su contrato actual y darle un acuerdo de tres años por $21 millones.
Obviamente, Colleran estaba al tanto de lo que ahora es dolorosamente obvio para los Mulos, que se trata de una temporada particularmente buena para ser un receptor agente libre porque hay muy pocos buenos afuera.
De hecho, Martin era el único.
Ahora los Yanquis tendrán que tragar saliva y hacer un trato con A.J. Pierzynski, quien cumplirá 36 años en diciembre y va a querer tanto dinero como el que los Bombarderos se mostraron reacios a darle a Martin, o con Mike Napoli, un buen bateador que es un receptor a tiempo parcial en el mejor de los casos, y no muy bueno.
O bien, van a tener que funcionar con tres receptores de reserva que sumados no se combinan para un titular sólido.
Entonces, la buena noticia es que los Yanquis ahora saben que Mariano Rivera lanzará para ellos en 2013.
Dos días antes le renovaron a Andy Pettitte.
La mala noticia es que de repente no tienen ni idea de quién va a capturar esos lanzamientos.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES


¡Vive y requetevive; Cartago vive!

Viernes 25 septiembre, 2020

El gol en el desayuno de Andy Reyes, abrió la ruta de la goleada







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.