Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 24 Octubre, 2012


¡Qué lindo juega Puntarenas!
De los 12 equipos de nuestra primera división, es uno de los que practica un fútbol más vistoso.
Lamentablemente no se le están dando los resultados, solo tres victorias en 16 presentaciones, pero es cierto que se le han escapado unidades de forma inmerecida, como sucedió el domingo anterior frente al Saprissa, un partido que los chuchequeros no debieron perder desde cualquier circunstancia en que se quiera analizar el juego.
También, y hay que ser justos, los arbitrajes no han sido equitativos en unos tres o cuatro juegos de los naranjas.
Puntarenas jugó mejor fútbol que el Saprissa y dentro del terreno de juego, lo poco que se observó de asociaciones, transporte del balón, juego de conjunto, técnica y buen manejo de la pelota, corrió a cargo de los noveles futbolistas del Puerto.
Lo mejor, y compartimos el orgullo que siente Ronald Mora, cuando habla del potencial y la proyección de sus “pequeños diamantes en bruto”, es que no son uno, ni dos, ni tres las caras nuevas que se lucen en este juvenil equipo naranja, sino que suman legión las revelaciones del conjunto.
Estamos hablando de Jonathan Viales, Bryan Sánchez, Joshua Villalobos, Frank Zamora, Johan Venegas, Arnold Mejías, Leonardo Azofeifa, Diego Brenes, Mario Centeno, Jason Peña, Jonathan Sánchez, Yashin Bosques, Fabricio Murillo, Daniel Quirós e incluso el actual goleador sancarleño, Joshua Díaz de la cantera porteña.
Doña Alejandra Ordóñez y la dirigencia del Puntarenas tienen que llenarse de paciencia y tolerancia para permitir que este proyecto, este proceso, dé frutos y explote positivamente.
Ningún equipo de nuestra primera división, puede darse el lujo de hacerle frente al campeonato con esta generación de jovencitos tan talentosos, atrevidos y muy buenos jugadores.
Además, están en manos de un maestro; de un hacedor de jugadores.
El “Macho” Mora se ha distinguido en sus muchos años de carrera por darles oportunidad a decenas de muchachos de debutar en la máxima categoría e igual son legión los que llegaron al estrellato y la estelaridad.
El joven equipo de Puntarenas está en muy buenas manos; en lo administrativo, en lo futbolístico e incluso en su departamento de comunicación. Nadie trabaja con la pasión de esa voz de oro que es Marquito Espinach, de manera que mucha paciencia, familia chuchequera que pronto vendrán los frutos. La semilla es de primera calidad.

[email protected]