Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 3 Octubre, 2012


Leonel Moreira, Cristian Gamboa, Allen Guevara y Cristian Lagos, los rostros nuevos de la Selección Nacional para cerrar la cuadrangular, primera fase en ruta al Mundial en Brasil.
Normal la cita de un tercer portero; en este caso Jorge Luis Pinto convocó a Moreira, pero pudo ser Víctor Bolívar, Adrián de Lemos, Daniel Cambronero que por ahí no hay problemas.
Navas es titular; Pemberton reserva y la bronca estallará si Pinto desaparece y un nuevo timonel se acuerda de Esteban Alvarado y a ver qué pasa.
La lesión de José Salvatierra trae de regreso a Cristian Gamboa, el mundialista de Egipto, que como le sucedió a varios de sus compañeros, el extraordinario trabajo en esa justa le sirvió para promoverse en el fútbol internacional, ser figura en el exterior, pero curiosamente, no ser protagonistas en la Selección Nacional. De aquel selecto grupo de jugadores juveniles que casi conquistan el tercer lugar del Mundial, el único que llegó a ser estelar en la Tricolor fue Bryan Oviedo. E incluso Bryan, fue excluido por Pinto de la alineación titular en el partido en México.
Gamboa siguió la extraña y curiosa ruta de algunos de sus compañeros mundialistas, que se aseguraron contratos millonarios en el extranjero, pero no pegaron en el seleccionado mayor, aunque son jóvenes y aún hay mucho tiempo: Esteban Alvarado, José Mena, Pedro Leal, Allen Guevara, Diego Madrigal, Diego Estrada, Marco Ureña y otros, quizá todos con la billetera repleta de dinero bien jóvenes, pero sin ser titulares de la selección mayor.
No apreciamos en la lista de Pinto defensores de perfil derecho; no está Heiner Mora, ni Edder Nelson; nos agrada muchísimo el fútbol de Néstor Monge, que podría tener su oportunidad dorada, pero todo pinta a que Pinto forme con Gamboa. Sería lindísimo que Cristian se consolidara para que Costa Rica tenga a futuro, un defensor derecho de excelente calidad.
De Allen Guevara esperar sus relevos excitantes que han cambiado la historia de muchísimos partidos cuando ingresa de cambio. Puede ser un arma táctica letal cuando se mete de lleno en los partidos, porque saca de apuros al técnico más “pintado”. Pero sin duda el rostro que más ilusiona es el de Cristian Lagos, máximo goleador del campeonato que por ahora no se vislumbra si va como relevo agónico en caso de que el ataque que comanda Saborío no explote o si Pinto le dará rango de titularidad.

gpandolfo@larepublica.net